Vivaces para el jardín: La Astilbe arendsii

Originaria del Sudeste Asiático, la Astilbe arendsii es una vivaz muy utilizada para embellecer parques, jardines, orillas de lagos y estanques, debido al atractivo de su follaje y floración y a la poca demanda de cuidados posteriores a su plantación.

Esta especie puede medir entre 30 y 100 centímetros de alto y se caracteriza por sus panículas plumosas formadas por múltiples florecillas y sostenidas por pedúnculos relativamente largos.

Foto: David J. Stang

La Astilbe arendsii luce también un bello follaje, con hojas jóvenes rojas, de color verde intenso o marrón rojizo, dependiendo del cultivar.

Las hojas conservan su atractivo aún después de la floración (que tiene lugar en verano) y puede quedar muy bien en floreros, pudiendo mantenerse hasta dos semanas en agua.

En el jardín, la Astilbe arendsii se puede combinar en macizos junto a otras especies vivaces como la barba de chivo (Aruncus dioicus), u otras plantas hortícolas, como las tuberosas.

Respecto de las condiciones ideales para su cultivo, esta Astilbe característica de lugares frescos necesita sombra o semi sombra. En las regiones húmedas y próximas a los cursos de agua puede prosperar igualmente bajo un sol moderado.

El suelo más indicado para la Astilbe arendsii debe ser ácido, rico en humus y nutrientes y con un buen drenaje. Si el sustrato es arcilloso, conviene mezclar con turba, perlita y arena gruesa para evitar que el agua se encharque.

Astilbe arendsii: Propagación y cuidados

La mejor manera de obtener nuevos especímenes es a través de división de matas. No se aconseja el cultivo de semillas porque su germinación es difícil y las plantas que se obtienen no suelen vivir mucho tiempo.

Las divisiones de Astilbe arendsii pueden hacerse cada cuatro años, y se plantan en primavera u otoño con una separación de 30 a 90 centímetros.

Cuando se plantan ejemplares de raíz desnuda, los hoyos deberán ser dos veces más anchos que las plantas y de 15 centímetros de profundidad. La corona de la planta debe quedar a dos centímetros por debajo del nivel del suelo.

Estas plantas vivaces pueden mantenerse en buen estado por mucho tiempo sin demandar cuidados especiales. En especímenes más viejos las raíces suelen salir progresivamente del suelo, recomendándose cubrirlas de vez en cuando con turba o compost.

Combinación de híbridos de Astilbe arendsii

Ocasionalmente, también se recomienda modificar el suelo con compost o alimentar con un fertilizante con alto contenido de fósforo . Las floraciones gastadas de Astilbe arendsii se pueden podar en primavera.

RECIBI GRATIS NUESTRAS NOTICIAS