Mandioca: Cultivo, suelo y cuidados

La mandioca o yuca es un arbusto perenne endémico de América Latina que se ha ganado su lugar en los huertos familiares de las zonas intertropicales, gracias a la riqueza alimentaria de sus tubérculos, a su capacidad de adaptación a distintos tipos de suelos y a la facilidad de su cultivo.

mandioca_1

La mandioca es el principal alimento de 300 millones de personas de América, Asia y África, que no solo aprovechan sus raíces, sino también sus hojas que pueden utilizarse para el consumo humano como verdura fresca o deshidratada, además de ser un importante recurso en la alimentación animal.

La planta de mandioca se adapta sin problemas a diferentes tipos de suelo, desde los franco-arenosos a franco-arcillosos, siempre que tengan una buena fertilidad. Es importante tener en cuenta que los primeros ayudan a producir raíces largas y finas, mientras que los terrenos arcillosos, por ser pesados, no permiten un buen desarrollo de los tubérculos y hacen más difícil su recolección.

En todo caso, esta planta requiere suelos sueltos, profundos, fértiles y que no acumule demasiada agua en la superficie. Antes de proceder al cultivo de la mandioca se debe labrar la tierra para soltar el suelo, mejorar su drenaje y facilitar el desarrollo de las raíces.

En terrenos con suelos poco profundos o suelos arcillosos escasamente drenados es importante hacer montículos o caballones en los que plantar la mandioca, para fomentar el desarrollo radicular y el rendimiento de la cosecha.

La época más adecuada para la plantación de esta especie es una vez pasadas las heladas, ya que esta planta suele detener su crecimiento ante la presencia de temperaturas inferiores a los 15 °C.

La mandioca se planta mediante esquejes seleccionados que deben tener entre 15 y 25 cm de largo y presentar al menos cinco nudos. Justo antes de colocarlos en la tierra se los debe poner en remojo en agua caliente a 50°C,mezclando agua fría en partes iguales e hirviendo durante 10 minutos, para prevenir la aparición de plagas transmitidas por el suelo.

Otra medida de prevención contra insectos y enfermedades es colocar las estacas en una bolsa de alpillera y sumergirlas por 5 minutos en una solución de 40 gramos de sulfato de cobre y 15 cc. de dimetoato en 10 litros de agua.

En el caso de pequeños huertos, el suelo se prepara haciendo hoyos con una azada, que tengan una profundidad de entre 10 y 15 centímetros y que tengan un margen de separación de un metro entre uno y otro. A continuación, el esqueje se debe plantar de forma vertical introduciendo dos tercios del mismo en la tierra y con las yemas situadas arriba.

Mandioca: Cuidados y tiempos de cosecha

El principal cuidado que demanda la mandioca para crecer sin problemas es combatir la aparición de malas hierbas, ya sea mediante la extracción manual o mecánica, o recurriendo al empleo de herbicidas.

mandioca_2

El momento de la cosecha dependerá de la parte de la planta que se desee recolectar:

  • Las hojas: Deben recogerse cuando estén si van destinados al consumo humano como verdura.
  • Las raíces: La cosecha puede hacerse a los 7 o 12 meses de realizada su plantación (dependiendo si se trata de variedades de maduración temprana o tardía)

2 comentario en “Mandioca: Cultivo, suelo y cuidados

  1. Muy bien explicado es un cultivo muy interesante
    Aquí en Guatemala se cultiva en varias regiones en pequeña y mediana escala

Los comentarios están cerrados.