Philodendron hederaceum, filodendro hoja de corazón

Philodendron hederaceum, también llamada el filodendro de hoja de corazón, es una de las plantas de interior más populares y fáciles de cuidar.

El Philodendron hederaceum es un arbusto perteneciente al género Philodendron, posee hojas perennes y es originario de América Central y el Caribe.

Es una planta trepadora, con tallos finos que llega a sobrepasar el metro de longitud creando enredaderas de más de 50 cm de ancho.

Las hojas de tonalidades verde oscuro, con una forma semejante al corazón. Es importante recalcar que es de alta toxicidad, muy peligrosa tanto para humanos como para mascotas.

Queda muy hermosa si se la coloca en maceta y se la deja caer, pero hay que ir podándola de manera frecuente para que no se deforme.

Curiosamente es una planta que florece, aunque rara vez se la puede ver en flor porque sólo lo hace en su hábitat natural. La flor es muy similar a la del espatifilo o a la flor de pato

Philodendron hederaceum

Cuidados del Philodendron hederaceum

Al ser una planta que habitualmente se tiene en interiores, los cuidados que requiere no son muchos ni dificultosos, hay que tener en cuenta:

Iluminación

En su hábitat esta planta no recibe mucha luz, pero esto no significa que deba estar completamente a la sombra. Si requiere de iluminación indirecta para prosperar.

En caso de que no reciba suficiente luz, el crecimiento del Philodendron hederaceum va a mermar, las hojas van a ser mucho más chicas y espaciadas entre sí.

MIRA TAMBIEN  Zamioculca: Cultivo, riego y cuidados

Lo ideal es dejar que la luz no sea mucha ni de forma directa, hay que proveerle de 3 a 4 horas de luz diarias de manera indirecta, teniendo en cuenta   que los colores de la panta pueden variar al tener iluminación.

Temperatura

La temperatura idónea para este ejemplar es de 13 a 27 grados, es capaz de tolerar el calor, pero hay que cuidarla mucho del frío y las heladas.

También es recomendable que esté posicionada en sectores de la casa donde esté al resguardo de las corrientes de aire porque puede sufrir daños.

Sustrato

El Philodendron hederaceum necesita un sustrato con buen drenaje ya que requiere que sus raíces estén oxigenadas. Por ello es ideal añadir corteza de pino, vermiculita, perlita y turba.

Riego

El Philodendron hederaceum necesita de riego moderado cuando está creciendo, esto sucede en primavera y verano. La tierra ha de mantenerse humeda pero no encharcada porque las raíces pueden pudirirse.

Durante la época invernal, las necesidades de agua merman, por lo que solo hay que regarla cuando el sustrato se seca.

Durante la época de frio es ideal regarla con agua tibia., pero dejar reposar esta agua unos 2 o 3 días para que se evapore el cloro.

Es importante recalcar que el Philodendron hederaceum da claros indicios de que está recibiendo agua en demasía o en escasa cantidad Sus hojas tienden a ponerse amarillas cuando se la ha regado demasiado, o se tornan marrones en los extremos cuando le falta humedad.

MIRA TAMBIEN  Cuidados para plantas de interior: luz, aire y suelo

En cuanto a la humedad en general, al ser un ejemplar de zonas muy húmedas, necesita que la maceta se posicione sobre un plato con agua y piedras, y rociarla dos a tres veces por semana.

El abono del Philodendron hederaceum

Durante la primavera y el verano necesita de abono liquido junto con el riego, el cual debe ser específico para plantas de interior.

Trasplante

El trasplante se hace cada dos a tres años para renovar la tierra, no siempre hace falta cambiar el contendor por uno más grande.

Se suele recomendar que si la planta se ve demasiado justa en la maceta cortar las raíces que se vean deterioradas o enfermas, o que sean muy viejas, con la finalidad de aligerar y oxigenar las que quedan y a la vez reducir el tamaño evitando cambiar el contenedor.

Poda

Se puede poder la planta varias veces al año, esto es para evitar que los tallos crezcan demasiado y se pongan muy fibrosos. Esto además fomenta el nacimiento de nuevos brotes a través de los nudos.

Lo bueno es que los cortes pueden resultar en espléndidos esquejes que puedes plantar en otro sitio de la maceta y que a la vista hacen que la planta se note más frondosa.

Reproducción del Philodendron hederaceum

Se realiza mediante esquejes de unos 3 a 4 cm con tres hojas como mínimo. Es importante cortarlos debajo de los nudos y una nueva planta crecerá a las semanas.

Fuente: Jardinería On

Recibe Gratis Nuestros Articulos!

Dani
Dani

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *