Xerojardinería: Cómo tener un Jardín Sustentable

Xerojardinería, un jardín sustentable en casa. Esta práctica garantiza un espacio ecológico que reduce el consumo de agua de forma considerable.

Mediante recursos especiales es posible minimizar el consumo de agua, ya sea en jardines urbanos como en pequeños espacios verdes dentro del hogar.

Qué es la xerojardinería

Xerojardinería, palabra que proviene del griego xeros y significa seco, es una práctica de jardinería que se enfoca en un consumo racional del agua.

Es capaz de consumir solo una cuarta parte de liquido necesario para el riego de los especímenes, los que se adaptan al medio y condiciones de clima específicas.

En este tipo de jardinería se ha de tener en cuenta el diseño del espacio, preparación del suelo y selección de especies con necesidades hídricas semejantes.

El origen de la xerojardinería se remonta a los años 70, cuando se debió buscar una solución ante una gran sequía que se produjo en el oeste de los Estados Unidos. El uso adecuado de los recursos y el bajo consumo hídrico, ayudó a la creación de espacios sostenibles que además son muy ornamentales.

El objetivo de esta técnica de cultivo es conseguir la mayor sustentabilidad y reducción del consumo de agua, siempre manteniendo una función estética, y preservando el medio ambiente.

MIRA TAMBIEN  Ideas para diseñar un jardín mediterráneo

Xerojardinería en casa

No es una labor dificultosa, es más, resulta bastante sencilla siempre que se sigan consejos claves al pie de la letra.

Evitar la simetría

Este estilo de jardinearía evita la simetría, en su lugar se emplean formas orgánicas para distribuir las plantas, esto hace que el jardín se vea mucho mas amplio, interesante y frondoso.

Uso de arbustos

Son una elección acertada buscar especies arbustivas y herbáceas perennes que crezcan de forma moderada y tengan diferentes tonalidades en el follaje. La idea es no emplear plantas que deban reemplazarse cada año, y en su lugar emplear perennes que tengan carácter ornamental durante todas las temporadas.

Mismos requisitos hídricos

La xerojardinería se inclina por el empleo de especies autóctonas que tengan los mismos requisitos de humedad y temperatura.

Evitar el exceso de poda

No se debe podar en exceso, la xerojardinería opta por pinzados a diferentes alturas para que el espacio se vea lo más natural posible.

Especies tapizantes

Se busca la eficiencia, por eso se buscan especies tapizantes que den la misma estética del césped pero que no requieran la misma cantidad de agua y además sirvan para cubrir y ayudar en la conservación de la humedad del sustrato.

MIRA TAMBIEN  Perfuma tu jardín con las Fresias: cultivo y cuidados

Plantas ideales para un xerojardín

  • Acacia
  • Morera de papel
  • Brachichito
  • Chorisia
  • Cercis
  • Callistemo
  • Almez
  • Algarrobo
  • Casuarina
  • Uña de gato
  • Olivo
  • Hiedra
  • Eucalipto
  • Higuera
  • Árbol de jade
  • Grevillea
  • Jacaranda
  • Buganvilia
  • Alcaparra
  • Palmeras
  • Ficus
  • Agave
  • Lengua de suegra
  • Opuntia
  • Draco
  • Felicia
  • Aloe
  • Yucca
  • Pata de elefante
  • Hierba doncella

En realidad, puedes crear un xerojardin con las plantas que gustes, siempre y cuando busques la forma de optimizar los recursos al máximo y manteniendo la misma línea de necesidades en las especies elegidas.

Si las plantas que requieres necesitan de mayor aporte hídrico, puedes implementar estrategias que te permitan acumular agua de lluvia, y con ésta proceder al riego del jardín, sin usar el agua del grifo.

De igual modo, las especies autóctonas son las más indicadas ya que subsisten al clima de tu zona sin mayores inconvenientes y los cuidados que necesitan son mínimos.

Fuente: AD Magazine

Dani
Dani

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *