Hoya carnosa: Cultivo, suelo y reproducción

La Hoya carnosa, conocida popularmente como planta de cera o flor de cera, es una trepadora tropical originaria de Australia y del sur de China, muy apreciada para su cultivo en interiores en zonas cálidas gracias a su atractiva imagen, a que es una especie muy fácil de cuidar, y a que es señalada como una de las plantas que más ayuda a mejorar la calidad del aire en el hogar.

hoya carnosa jlpc
Foto: JLPC

Las hoyas carnosas desarrollan tallos que suelen alcanzar los 6 metros de altura, de los que brotan hojas simples opuestas, gruesas y carnosas, ovales o elípticas, de 5 centímetros de ancho por 8 centímetros de largo. Este follaje es de aspecto lustroso y de color verde oscuro, aunque puede adquirir un tono más amarillento si se expone a mucho sol.

Las flores de esta planta son de color blanco, en ocasiones con centros rosa o violeta, y se presentan en ramilletes de los que se desprende un intenso aroma.

Como se dijo anteriormente, las hoyas carnosas son escogidas para su cultivo en interior debido a que crecen con facilidad en dicho medio, demandando para ello una buena luminosidad pero evitando el sol directo. Si bien puede desarrollarse en lugares con poca luz, esto terminará afectando la rapidez de su desarrollo y la floración.

MIRA TAMBIEN  Plantas acuáticas: La lenteja de agua (Lemna minor)

La hoya carnosa también puede cultivarse en el exterior, aunque es conveniente hacerlo en aquellas zonas donde imperan los climas cálidos, teniendo cuidado de humedecer las hojas con la ayuda de un pulverizador durante las épocas de mucho calor. Las heladas pueden afectar su crecimiento e incluso matarla, por lo que no se aconseja su cultivo en espacios abiertos en aquellas zonas donde las temperaturas mínimas sean inferiores a los -3ºC.

Las plantas de esta especie crece mejor en en sustratos algo arenosos, aireados, con buena retención de humedad pero muy bien drenados. Por eso se aconseja recurrir a la misma tierra que se utiliza para cultivar las violetas africanas, que suelen combinar en partes iguales arena, turba, mantillo y sustrato universal para jardín.

Durante las épocas de sol y calor, en las que se tiene lugar la floración de la hoya carnosa, es conveniente abonar el terreno cada 15 o 20 días, evitando hacerlo en otoño e invierno.

MIRA TAMBIEN  Orquídeas: Cultivo y cuidados del Cymbidium

El riego debe ser constante en primavera y verano, pero evitando que el agua se empoce y termine pudriendo la planta. Del mismo modo debe tenerse cuidado de que la tierra permanezca seca por mucho tiempo entre cada aplicación.

Hoya carnosa: Técnicas de propagación

La hoya carnosa puede propagarse con facilidad por esquejes, tomando en primavera trozos de tallos del extremo con dos o tres nudos, cortando justo por debajo de uno de ellos y retirando las hojas de la base. El esqueje se sumerge en agua para su enraizamiento, y posteriormente proceder a su plantación en su lugar definitivo.

hoya carnosa youtube
Flor de hoya carnosa (Fuente: KeySouth Channel)

También es posible multiplicar esta trepadora por hoja, eligiendo aquellas que se vean bien saludables, para luego cortarlas y enterrarlas por el área donde se hizo el corte para que echen raíces.

Ruben
Ruben