Como armar y sembrar en una maceta: tierra, profundidad y modo de hacerlo

Existen macetas de distintos formatos y materiales, compradas o fabricadas en en el hogar,  deben cumplir con algunas condiciones para que prospere la plantación.
Los materiales que mejor se adaptan a las necesidades de las plantas son la arcilla, la madera, la piedra o el cemento compactado. En segundo lugar están los plásticos, las fibras de vidrio o piedras reconstituidas.
Es primordial que el recipiente esté perforado en la base para evitar el exceso de agua.

De cualquier material que estas sean, deben cumplirse tres pasos fundamentales:

  • Hacer agujeros de drenaje de agua
  • Elegir un tamaño de maceta acorde al tipo de planta que se desee cultivar
  • Que la maceta tenga un peso adecuado que permita trasladarla cuando sea necesario.

Armado y cultivo

Es necesario colocar en la base una capa de 2 o 2,5 cm de laca; también puede ser piedra partida, macetas rotas, trozos de ladrillos o canto rodado. Agregar una mezcla preparada de tierra fértil, abono o arena. Es importante dejar hasta 1 cm antes del borde de la maceta, para permitir su riego. Deben sembrarse plantas no muy exigentes en tratamientos de luz, resistentes a variaciones climáticas y a eventuales enfermedades.

Tierra y riego

Es  necesario que la tierra sea rica en nutrientes: nitrógeno, fósforo, magnesio, potasio, hierro, fertilizantes básicos  y Compost. Las macetas deben ser regadas por lo menos una vez al día durante el verano mediante una regadera.

RECIBI GRATIS NUESTRAS NOTICIAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.