» » Gramíneas ornamentales: La hierba de avena azul (Helicotrichon sempervivens)

Gramíneas ornamentales: La hierba de avena azul (Helicotrichon sempervivens)

0

Nativa del centro y sudoeste del continente europeo, la hierba de avena azul (Helicotrichon sempervivens) es una vistosa gramínea muy utilizada para la ornamentación de jardines a lo largo de todo el año, sobre todo en zonas con inviernos suaves.

Se trata de una planta de porte herbáceo que crece formando una mata densa y compacta de hojas lineales de color verde pálido con un matiz azulado que crecen en forma arqueada y que en su conjunto pueden medir hasta 90 centímetros de alto por 60 centímetros de diámetro.

Gramíneas ornamentales: La hierba de avena azul (Helicotrichon sempervivens)

Foto: Matt Lavin


A principios o mediados del verano, la hierba  de avena azul produce unos tallos arqueados y delgados de hasta de 50 a 150 centímetros de altura que terminan en delicadas panículas abiertas que contienen pequeñas espiguillas de color amarillo pajizo o dorado.

Los ejemplares de esta especie suelen crecer muy bien cuando se encuentran expuestos a pleno sol, aunque también pueden tolerar la sombra ligera o total. Son muy agradecidos si se implantan en un suelo fértil húmedo y bien drenado, con un pH que puede ir de neutro a alcalino. También puede adaptarse sin dificultades a sustratos más arenosos y los arcillosos pesados.

En el jardín, la hierba de avena azul puede cultivarse como planta aislada de pequeño porte, en camas o bordes, en jardines de roca, e incluso se puede aprovechar como cobertura de suelos agrupándola junto a otras plantas de la misma especie.

Esta especie se puede propagar por semillas o por división de matas en la primavera o el otoño, siendo incapaz de multiplicarse a través de rizomas o estolones como sí sucede con otras hierbas. Esta característica es considerada un punto a favor de la Helitotrichon sempervivens, ya que la convierte en una opción menos invasiva para el paisaje.

Hierba de avena azul (Helitotrichon sempervivens): Poda de tallos y hojas

Si bien demanda pocos cuidados, la hierba de avena azul puede requerir el corte de los tallos a fines del verano, ya que los mismos tienden a perder su encantador aspecto, tornándose amarillentos y opacos, sobre todo si existen altos niveles de humedad en el ambiente y en la tierra.

Asimismo, la planta podría requerir una poda durante la temporada otoñal o invernal para eliminar las hojas viejas y rejuvenecer su aspecto general. Una manera de estimular un mejor crecimiento consiste en cortar todas las partes aéreas del ejemplar hasta el corazón de la mata, antes del inicio de la vegetación o desarrollo.

En cuanto a las amenazas a su salud general, debe tenerse presente que la hierba de avena azul es propensa a sufrir enfermedades foliares si se cultiva en áreas muy sombreadas y con poca circulación de aire.


Articulo por Ruben | Categorizado en Jardin | 28-10-2018




Puede Interesarte



Busca en nuestro sitio



, , , , ,


Deja tu comentario en Gramíneas ornamentales: La hierba de avena azul (Helicotrichon sempervivens)