Árboles ornamentales: El ciprés pisífero (Chamaecyparis pisifera)

Originaria de Japón, la Chamaecyparis pisifera es una de las especies de coníferas más cultivadas en distintas partes del planeta, gracias principalmente al aporte estético de sus copas y al exquisito aroma a limón que despide.

Esta planta leñosa de hoja perenne se conoce popularmente como ciprés pisífero o ciprés de Sawara, y se trata de un árbol de crecimiento lento, cuyos ejemplares más conocidos no suelen superar los cinco metros de altura, lo que los convierte en una buena opción para ornamentar jardines.

La corteza de este árbol luce un textura fibrosa, fisurada verticalmente y de color marrón rojiza. En los especímenes jóvenes, el follaje está compuesto por aguijones finos y delicados, conocidos como acículas, de hasta 8 centímetros de largo y de color verde azulado plateado.

Cuando las hojas del ciprés pisífero llegan a la adultez lucen un aspecto escuamiforme (con forma de escama) con un acúmen punzante y llegan a medir entre 1 o 2 milímetros de longitud.

Por supuesto, las características antes mencionadas son generales, pudiendo detectarse variaciones según el cultivar en cuestión. Por ejemplo, la Chamaecyparis pisiferaFilifera Aurea’ se destaca por tener una tonalidad dorada y una forma cónica, con ramas largas.

La ‘Squarrosa Dumosa’, por su parte, es una variedad enana que crece hasta los 3 metros de altura y su forma es tortuosa e irregular.

La mayoría de los cultivares de ciprés pisífero son muy atractivos, sobre todo cuando son jóvenes, y ofrecen la ventaja de adaptarse a climas fríos gracias a su capacidad de tolerar temperaturas de hasta -15°C.

A pesar de esta característica, se recomienda ubicar este árbol al abrigo de los vientos secos y del hielo. Cuando queda expuesto a la acción de los primeros, las agujas del follaje enrojecen y terminan cayéndose.

Para asegurar un buen crecimiento de esta especie es conveniente cultivarla lugares relativamente sombríos y en suelos ligeros, nutritivos y con humedad suficiente.

La época adecuada para la plantación del ciprés pisífero abarca desde la primavera hasta principios del otoño en un sustrato húmedo, con compost modificado y bien drenado a a media sombra.

Ciprés pisífero (Chamaecyparis pisifera); Riego y fertilización

Se sugiere mantener a los ejemplares de esta especie bien regados, además de crear un anillo de mantillo alrededor de las plantas cultivadas en el parque o jardín para conservar mejor la humedad del suelo y al mismo tiempo prevenir daños causados ​​por el uso de bordeadoras o cortadoras de césped.

Por último, para que un ciprés pisífero luzca más bello y saludable conviene alimentarlo durante la primavera con un fertilizante para plantas de hoja perenne.