Membrillero Japonés, Chaenomeles Speciosa

El membrillero japonés, específicamente la variedad cuyo nombre científico es Chaenomeles speciosa, es un ornamental arbusto que da hermosísimas flores.

Esta planta requiere de exposición solar completa, riego moderado y suelo con pH neutro no calizo. De fácil mantenimiento, poda y reproducción.

El membrillero japonés es claramente oriundo del Japón, también de la China, que se ha adaptado sin mayores inconvenientes a la tierra de muchos países más.

El membrillero japonés, Chaenomeles speciosa

Es una planta muy buscada debido a su valor ornamental, posee hermosas flores de color blanco, rosa o rojizas similares a las del manzano, con pétalos dobles en algunos cultivares.

La planta llega a medir entre 3 y 5 metros de altura, posee ramas con espinas y hojas lustrosas que surgen en forma alternada.

Las flores tienen pistilo corto, y salen directamente desde las ramas. La floración es tan abundante que cubren los tallos casi en su totalidad. En el centro tienen estambres amarillos y los pétalos en forma de copa semiabierta.

El fruto del membrillero japonés es muy atractivo a la vista y posee un aroma dulzón similar al de las peras. Son comestible, aunque no se comercializan, pero sirven para hacer dulces y jaleas.

El membrillero japonés es caducifolio y pierde sus hojas en invierno, volviendo a brotar en todo su esplendor a principios de la primavera.

Cuidados del membrillero japonés

Exposición solar y sustrato

Como todo árbol frutal requiere de exposición solar para crecer vigorosamente. Por lo general se recomienda la colocación de la planta cerca de una pared o muro para que lo cubra y así no ocupe demasiado espacio en el jardín, porque se vuelve bastante grande.

También es usado como cerco vivo ya que es capaz de soportar vientos, humedad y variaciones del suelo. Es muy resistente.

Si bien crece en casi cualquier tipo de suelo, prefiere los que no sean muy calizos, ligeros y con buen drenaje. Sí conviene controlar el nivel de alcalinidad del suelo, ya que si el pH es demasiado alcalino las hojas van a volverse amarillas. En este caso conviene agregar al sustrato hojas de pino o azufre.

El fertilizante recomendado es el mismo que para los rosales, y se lo debe aplicar a mediados de primavera y durante el verano.

Riego y poda

Tiene una demanda moderada de riego, por lo que en verano puede necesitar humedad con mayor frecuencia, y en invierno 2 veces por semana.

Requiere de una poda frecuente, es necesaria para la buena floración, ya que la estimula.

Lo recomendable es podar a finales del verano y principio del otoño, pero siempre que la floración haya concluido. Este es el indicador de que es el momento adecuado.

Se han de quitar las ramas principales que estén muy ramificadas o que crecen hacia el interior. También se deben retirar las ramas muertas o débiles.

Siempre es importante mantener las que dieron flores porque de allí saldrán los frutos.

Para estimular la ramificación del arbusto se poda en invierno, en este caso hay que reducir las ramas a la mitad y cortar las de base que estén débiles. Es una poda que se hace cuando se lo ha plantado hace poco o cuando aún no tiene gran volumen.

Al año de haberse sembrado el membrillero, al comienzo de la primavera, se podan por la mitad las ramas que no tienen botones florares y las ramas e la base.

Reproducción del membrillero japonés

Se reproduce fácilmente por esqueje de tallos leñosos, semi o tiernos. Es muy buena idea emplear los sobrantes de la poda.

La temporada idónea para la reproducción es el verano porque las raíces salen con más facilidad. Se ha de embeber en enraizarte el esqueje y colocarlo en agua hasta que salen las raíces.

También se puede colocar la rama directamente en el sustrato optimo para la planta y regar de forma moderada hasta conseguir que salgan las raíces.

Fuente: Ecología verde

Recibe Gratis Nuestros Articulos!

Dani
Dani

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *