Litchi (Litchi chinensis), la Sabrosa Ciruela China

El Litchi (Litchi chinensis) es un árbol frutal perteneciente a la familia de las Sapindaceae. Se lo conoce vulgarmente como lichi, ciruela china o lichee y es originario del sur de China, ,lasia y Vietnam.

También se lo encuentra en regiones tropicales y subtropicales de Asia, India, Australia y Sudamérica.

Su cultivo se remonta al año 2.000 a.C., posee un tronco fino, irregular y bastante áspero, el fruto es suave y de agradable sabor.

Se lo usa frecuentemente como ornamental en parques y jardines porque es realmente muy vistoso, pero en muchos lugares es preferido como árbol mielífero y para el cultivo de su fruto.

Es un árbol perenne, frondoso, con denso follaje de hojas verdes y vistosas flores. El fruto es pequeño, ovalado, de color rojo por fuera y pulpa blanca que crece en racimos.

Litchi cosecha. Foto tomada de Freepik bajo licencia CCO

Propiedades del Litchi

Las propiedades del Litchi son muy interesantes, su fruto es rico en vitamina C, B, ácido fólico, calcio, magnesio, fósforo y potasio.

Debido a su alto contenido de vitaminas y minerales, es un fruto con gran poder antioxidante por lo que su consumo mejora el aspecto de la piel, ayuda a bajar el colesterol, regula el sistema cardiovascular, ayuda en el control de la hipertensión, fortalece los huesos y mejora la circulación. El Litchi también es bajo en calorías, por lo que es recomendado en dietas hipocalóricas.

Cultivo

Esta planta prefiere los climas subtropicales o libres de heladas, con periodos secos y frescos y veranos de altas temperaturas, muchas precipitaciones y humedad.

No es amiga de las temperaturas extremas, y requiere protección contra las heladas, así como contra el viento para preservar sus frutos.

El riego ha de ser frecuente al comienzo del cultivo, mientras que se va reduciendo de forma progresiva pero siempre procurando que el suelo se mantenga húmedo y libre de acumulaciones de sodio.

Prefiere los suelos calcáreos, con un pH máximo de 7, y buen porcentaje de limo y arena.

La propagación del Litchi es mediante injertos de aproximación, lo que se realiza con macetas bajo condiciones especiales para luego ser trasplantados.

Después de la primera cosecha conviene podar el árbol, para garantizar una mejor producción del fruto en la próxima temporada.

Fruto del Litchi. Foto tomada de Freepik bajo licencia CCO

Cuidados generales del Litchi

Sus raíces son superficiales, por lo que no hay que cubrir con tierra los alrededores de la planta.

Los fertilizantes son de mucha ayuda, pero han de ser orgánicos porque si no se corre el riesgo de quemar las raíces.

Es imprescindible el uso de espantapájaros y pesticidas, el Litchi es sensible a: orugas, chinches, larvas de escarabajo, óbolo, barrenillos, parásitos nematodos, hongos, mosca de la fruta, pájaros, ardillas y ratas.

Fuente: Árboles frutales

RECIBI GRATIS NUESTRAS NOTICIAS