Crocosmia x crocosmiiflora: Características y cultivo

Las Crocosmias x crocosmiiflora son plantas originarias de Sudáfrica muy utilizadas como ornamentales. Esto se debe a que lucen sus brillantes colores incluso a principios del otoño, cuando la mayoría de las otras especies florales se han desvanecido.

Se trata de una fanerógama caducifolia que recuerda a un pequeño gladiolo con flores generalmente de tonalidades naranjas, amarillas, rojas o pardas. En la mayoría de los casos suele alcanzar una altura de entre 25 y 50 centímetros, dependiendo de la variedad cultivada.

La Crocosmia x crocosmiiflora muestra hojas erguidas en forma de espada de color verde pálido y hasta 40 centímetros de largo y 2 centímetros de ancho. En verano produce picos ramificados de flores vistosas en forma de embudo que continúan brotando hasta la llegada de las primeras heladas.

Dada la facilidad con que se propaga, esta planta puede convertirse en una especie invasora. Por esta razón se recomienda tener ciertos cuidados a la hora de cultivarla en jardines.

La Crocosmia x crocosmiiflora requiere suelo fértil, retentivo, rico en humus, húmedo pero bien drenado y preferiblemente arenoso. Prospera bajo pleno sol, pero tolera la sombra clara. En las regiones más frías, se recomienda su ubicación en un sitio protegido.

Las plantas de esta especie crecen a partir de tubérculos, los que se entierran en primavera a 10 centímetros de profundidad. Estos bulbos pueden verse afectados negativamente por la humedad invernal, por lo que se sugiere cubrir el suelo con una capa de hojas o turba.

Estos tallos subterráneos pueden dejarse hasta tres años en el mismo emplazamiento. Sin embargo, lo más adecuado es recogerlos cada año en otoño y conservarlos antes de plantarlos de nuevo en primavera.

Crocosmia x crocosmiiflora: Propagación y cuidados

Los bulbos de la Crocosmia x crocosmiiflora se multiplican con los años, con nuevos cormos creciendo uno encima del otro formando una especie de cuerda. Para producir plantas más vigorosas se recomienda plantar los dos tubérculos ubicados en la parte superior de la tira, ya que son los más nuevos.

Los ejemplares de esta especie suelen requerir poda. Sólo necesitan algunos recortes para la eliminación de hojas muertas y tallos de flores antes de que comience el nuevo crecimiento en primavera.

Por lo general, la Crocosmia x crocosmiiflora está libre de plagas y enfermedades. Sin embargo, debe tenerse cuidado de los ataques de ácaros como la araña roja.

Aunque las variedades comerciales no suelen tener el comportamiento invasivo de la especie original, algunos ejemplares pueden ser demasiado vigorosos y propagarse rápido y sin control. Una manera de evitar esto es desenterrar y retirar la mayoría de los cormos.

RECIBI GRATIS NUESTRAS NOTICIAS