Bonsái, consejos de cultivo en casa

Cultivar un bonsái en casa es más sencillo de lo que parece, sólo es importante tener en cuenta aspectos claves que hoy develaremos.

Buena tierra, luz solar, maceta apropiada y riego adecuado son pilares fundamentales además de los pasos a seguir para crear este árbol en miniatura.

Bonsai

Historia del bonsái

La palabra bonsái, en japonés bon-sai, quiere decir plantado en una pequeña maceta. Son árboles que sin intervención crecerían de forma normal, su tamaño reducido se debe a la mano del hombre.

Técnicas específicas detienen el crecimiento del bonsái, lo atrofian, y hacen que adquiera esa forma tan singular y característica.

Los bonsái son muy decorativos, además sumamente apreciados por quienes practican el Feng Shui debido al simbolismo que estos árboles poseen.

Tipos de bonsái

Estos árboles a los que se les restringen la brotación vigorosa, y se los trata con diversas técnicas que le otorgan un tamaño pequeño con características distintivas.

Generalmente se le efectúa la eliminación y selección de brotes, alambrado de las ramas, poda, abonado escaso, etc.

Por ende, cualquier árbol normal puede ser bonsái.

Elementos necesarios para hacer un bonsái

Un árbol para convertir en bonsái, cualquiera que sea del agrado: ficus, olivo, enebro, álamo, etc.

Las macetas para bonsái son diferentes a las ordinarias ya que presentan poca profundidad, son anchas y tienen buen drenaje. Esta forma hace que se restrinja el crecimiento de las raíces, y por ende la planta alcance una altura máxima determinada.

En cuanto a la tierra, ha de ser de calidad y específica para bonsáis. Tiene que ser ligera, con buen drenaje y granulada con la finalidad de que no permita el encharcamiento y a su vez que sea efectiva para mantener una buena oxigenación en las raíces de la planta.

Formas de armar un bonsái

Primero se coloca una malla fina sobre los agujeros de drenaje de la maceta para evitar que se filtre tierra, pero sin estorbar el paso del agua.

También puede utilizarse un alambre fino y resistente para que haga de soporte y hacer que el bonsái crezca para un lado especifico.

Una vez que este todo listo, quita la tierra que trae la planta mediante un pincel o una brocha, para no lastimar las raíces.

En caso de ser necesario, corta algunas raíces para que puedan entrar bien en la maceta. una vez colocada, echar la tierra procurando rellenar bien los espacios pero sin compactarla.

Una vez culminado todo este proceso, se puede utilizar un lápiz para punzar la tierra delicadamente para esparcir bien la tierra y eliminar bolsas de aire entre las raíces.

La poda de las ramas

Las ramas se deben podar e ir dándole forma al bonsái, con la parte superior más frondosa que en los lados. La idea es que quede con la apariencia de un árbol adulto en pleno crecimiento, pero en miniatura.

Posteriormente se puede llevar a cabo un truco muy usado por los especialistas, el que se trata de meter la maceta con planta dentro de un envase grande con agua.

El líquido debe llegar hasta un poco más de la mitad de la altura de la maceta para que la tierra absorba agua hasta el punto de saturación, demora entre 15 a 20 minutos.

El último paso es colocar la maceta en el exterior, para que pueda recibir el solo de forma directa y tenga una adecuada aireación.

Fuente: El español

RECIBI GRATIS NUESTRAS NOTICIAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *