Yucca filamentosa: Cultivo, suelos y riego

Conocida en algunos lugares como «aguja de Adán» o simplemente como yuca, la Yucca filamentosa es una especie arbustiva que se cultiva con fines principalmente ornamentales, tanto en jardines como en macetas grandes en espacios interiores y exteriores.

Esta planta se desarrolla a partir de rizomas subterráneos, de los que brotan tallos tan cortos que parecen inexistentes, de forma que las hojas parecen nacer a ras del suelo. Estas son lanceoladas, de color verde oscuro y crecen de manera tal que le dan a la planta un aspecto de roseta. Sus bordes están decorados con hilos rizados o filamentos que se van desprendiendo a medida que la hoja crece.

yuca filamentosa0

Por lo general, su inflorescencia hace su aparición a principios de la estación veraniega, con vistosas flores en forma de campanas de color blanco o crema que miden alrededor de 5 centímetros de largo y que se agrupan de a docenas para dar forma a racimos que van decreciendo de tamaño a medida que se aproximan al ápice.

La planta muere después de la floración y fructificación, pero produce yemas laterales que dan inicio a nuevas plantas alrededor de los bordes de la original.

Como se trata de una de las especies del género Yucca más rústicas, puede adaptarse a las más diversas condiciones ambientales, creciendo muy bien en lugares cálidos (tolera las sequías) pero también en aquellas zonas donde se pueden registrar temperaturas de -15ºC, hasta la nieve, aunque necesita estar a plena luz para crecer mejor y para florecer.

Esta característica le permite desarrollarse muy bien sin necesidad de recibir demasiadas atenciones por parte de sus dueños.

Yucca filamentosa: Requisitos de suelo y riego

Como ya se dijo, la Yucca filamentosa necesita ser plantada al sol o en interiores a la luz, aunque en algunos casos puede tolerar la semisombra. Su reproducción se puede realizar a través de semilla o por esquejes de raíces y retoños durante la primavera.

En ambos casos, es recomendable alojarla en suelos arenosos y bien drenados. Es muy usual cultivarla en xerojardines junto a agaves, hierbas, cactus y palmeras para crear espacios verdes de bajo mantenimiento con texturas y formas interesantes.

Si bien resiste muy bien las sequías, si de desea que esta planta crezca mejor y luzca una floración más atractiva, se la debe someter a la Yucca filamentosa a un riego regular durante la etapa de crecimiento, para luego reducirlo a niveles mínimos durante todo el invierno.

RECIBI GRATIS NUESTRAS NOTICIAS