Rábano rusticano (Armoracia rusticana): Cultivo, suelos y reproducción

El rábano rusticano (Armoracia rusticana) es una especie de la familia de las crucíferas o brasicáseas, originaria de Europa y Siberia, que desde hace siglos se cultiva para sacar provecho de sus propiedades culinarias y terapéuticas.

Se trata de una herbácea perenne, de raíces cilíndricas, cilíndricas, profundas y gruesas, de color castaño claro y pulpa blanca o amarillenta, que tienen un peculiar sabor picante similar a la mostaza y son la parte que puede consumirse fresca o cocida, rallada, cortada o como ingrediente de mermeladas o dulces.

rabano rusticano1

Los ejemplares de rábano rusticano desarrollan tallos que pueden alcanzar de 60 centímetros a 100 centímetros de altura con hojas superiores sin pecíolo. Cuando son jóvenes, estos órganos vegetativos tienen la lámina angosta, alargada y con bordes dentados, mientras que las hojas adultas adquieren una forma oblonga con borde festoneado y llegan a medir 60 centímetros e largo por 25 centímetros de ancho.

Las flores de esta especie son pequeñas (1 centímetros de diámetro) y se encuentran reunidas en racimos terminales de hasta 40 centímetros de longitud en la etapa de fructificación.

El cultivo del rábano rusticano suele exigir un régimen de temperaturas medias anuales que ronden los 8ºC a 9ºC y precipitaciones medias anuales de 600 milímetros.

Se trata de una planta rústica, capaz de tolerar bien los inviernos rigurosos. Si bien puede crecer en una gran variedad de suelos, los más indicados para un mejor desarrollo son los sueltos, profundos, húmedos pero con buen drenaje, de textura franco arenosa y con un alto contenido de materia orgánica.

El rábano rusticano necesita también contar con una buena dosis de azufre en el sustrato, el que se puede incorporar espolvoreando dicho mineral sobre la tierra durante la temporada primaveral, luego de carpir el cultivo superficialmente y cubrir con abono compuesto.

Reproducción del rábano rusticano

La reproducción de esta especie se realiza principalmente por estacas de raíces. Para ello se necesita dividir raíces de 25 centímetros de largo y 1 centímetro de diámetro durante el invierno, para luego plantarse en primavera y verano en surcos de 10 centímetros de profundidad y con una distancia entre esquejes de 30 centímetros en lugares ligeramente sombreados.

Los esquejes de la raíz del rábano rusticano se colocan en un ángulo de 45 grados y se cubren con 4 centímetros de tierra. A los dos meses se pueden desenterrar las plantas durante días nublados o por la tarde para quitarles las raíces secundarias, que a su vez servirán para cultivar nuevas plantas.

rabano rusticano2

Luego, la raíz principal de la planta desenterrada se frota con un pedazo de arpilllera para quitar los restos de raíces secundarias. Este trabajo es necesario para asegurarse de obtener raíces largas, engrosadas y poco ramificadas. A continuación se vuelve a plantar y se mantiene el cultivo hasta la cosecha, que se produce a fines del otoño siguiente.

RECIBI GRATIS NUESTRAS NOTICIAS

Un pensamiento en “Rábano rusticano (Armoracia rusticana): Cultivo, suelos y reproducción

  1. Quisiera saber si es viable cultivar por hidroponia la Armoracia rusticana en una escala artesanal para consumo familiar.
    Muchas gracias

Los comentarios están cerrados.