Gramíneas ornamentales: La hierba nubosa (Agrostis nebulosa)

La Agrostis nebulosa es una gramínea herbácea de aspecto ligero y atractivo que la hace una opción económica para aportar delicadeza y tranquilidad al jardín. Sirve, además, para completar espectaculares arreglos florales.

Se trata de una especie anual, originaria de Marruecos, Italia, España y Portugal, con tallos capaces de alcanzar los 45 centímetros de alto. Su follaje está compuesto por hojas planas de color verde.

Agrostis nebulosa en estado silvestre

Su frágil floración, que tiene lugar durante todo el verano, es la parte más atractiva de la Agrostis nebulosa. Está compuesta por panículas laxas que llevan masas de pequeñas flores blancas, seguidas de cabezas de semillas.

Esta particular característica crea un efecto de nubes o espuma de mar en el jardín, ayudando a atenuar los contrastes, sobre todo si estas gramíneas se cultivan junto a macizos de vivaces multicolores.

La Agrostis nebulosa también se aprovecha como ornamento en ambientes interiores, donde sus racimos se utilizan como flores de corte brillantes y duraderas.

La siembra directa de las semillas en los jardines se hace en primavera, una vez que haya pasado la temporada de heladas. Para obtener los mejores resultados, se recomienda sembrar en un suelo preparado a pleno sol.

Alternativamente, la Agrostis nebulosa se puede sembrar en interiores en invierno y luego trasplantar al exterior más tarde en primavera u otoño. En este caso, es bueno hacer la siembra a una temperatura de 10 a 13 grados centígrados, de cinco a seis semanas antes de plantar en su lugar definitivo.

Se recomienda sembrar en la superficie de un suelo húmedo y bien drenado, con un espaciado de 15 a 20 centímetros, bajo luz solar completa, aunque puede crecer sin inconvenientes bajo la sombra clara. Esta especie requiere entre 21 y 25 días para germinar.

Agrostis nebulosa: Propagación y cuidados

En cuanto a su propagación, las plantas de esta especie de gramínea se auto-siembran con mucha facilidad, aunque las plántulas pueden eliminarse sin mucho esfuerzo si se desea controlar la aparición de nuevos ejemplares en el jardín.

A pesar de su aspecto frágil y delicado, la Agrostis nebulosa es una planta fácil de cuidar. Por lo general requiere una fertilización y riego regulares si el suelo está en peligro de secarse. Todas las flores muertas deben recogerse para evitar que la planta esparza semillas de manera descontrolada.

Los tallos de las flores de esta planta suelen lucir espectaculares cuando se secan y tienen la ventaja de durar por meses. Si se desea aprovecharlos para decorar arreglos florales, se recomienda cortarlos y colgarlos boca abajo en un lugar oscuro y ventilado hasta que queden completamente secos.

RECIBI GRATIS NUESTRAS NOTICIAS