Fuchsia Magellanica, Aljaba o Pendientes de Reina

Fuchsia magellanica es originaria de Sudamérica, Argentina, Chile y Perú. Fue descubierta por el botánico y religioso francés Charles Plumier, que la denominó así en honor a su amigo el médico germano Leonhart Fuchs, y al estrecho de Magallanes.

Pertenece a la familia Onagrácea, y el género Fuchsia tiene las flores en dos colores, entre rojas y blanco rosadas las que vulgarmente se llama Pendientes de la reina.

Características de la Fuchsia magellanica

Posee ramas delgadas que brotan desde el pie del tronco, y llegan a medir de 2 a 4 metros con sus hojas lanceoladas concentradas en androceos, de donde nacen las flores que cuelgan a modo de pequeñas campanas.

Las flores, además de su particular forma de pendientes, tienen sépalos rojos dentro de los cuales se asoman pétalos más chicos de colores blancos, amarillos, rosados, violetas e incluso moteados con 8 estambres al tono.

La fruta es una baya larga y carnosa llamada vulgarmente como milcao de monte, con la que se pueden hacer jaleas, mermeladas o también se la deshidrata.

Tiene la particularidad de brotar de modo silvestre cerca de algún curso de agua, en bosques, pantanos o lagos donde el clima es templado y hay bastante sombra.

Fuchsia magellanica

Cultivo y cuidados de la Fuchsia magellanica

Se reproduce mediante esquejes durante la primavera y el otoño.

Requiere de un sitio a semisombra si el clima es cálido, y a pleno sol si se trata de una zona con veranos frescos. En caso de los inviernos crudos, solo soporta si se la tiene en interiores, ya que no resiste heladas superiores a 8 grados.

El suelo que necesita esta planta debe ser rico en materia orgánica, riego abundante y siempre evitar que el sustrato se seque por completo.

El abono ha de hacerse con estiércol o con compost durante el otoño y con un fertilizante mineral, una vez al mes, durante el verano.

El quitar las flores marchitas hace que surjan nuevos pimpollos.

En cuanto a las enfermedades y plagas, esta planta las resiste bastante bien pero si se encuentra debilitada puede ser presa fácil de ácaros, arañas rojas,  y pulgones.

Cuando está en el interior del hogar y el clima es frío, puede desarrollar roya y botritis.

Poda

Se realiza con la técnica de pinzado, que se basa en pellizcar con pulgar e índice uno de los ápices superiores de las yemas para que produzcan más ramas y por tanto, mayor floración.

Este sistema es óptimo para conseguir una planta de forma más redondeada, más resistente y con más cantidad de flores en el verano.

Usos de la Fuchsia magellanica

Principalmente ornamental e incluso como colorante de telas.

Con sus hojas se hacen infusiones para calmar dolores menstruales, además tiene efecto diurético,  antitérmico, regula la presión arterial y es purgante.

Fuente: JardineríaOn

RECIBI GRATIS NUESTRAS NOTICIAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *