7 Fertilizantes naturales para tus plantas

Fertilizantes naturales para tus plantas, totalmente inocuos, económicos y amigables con el medio ambiente, pero sumamente efectivos.

En este artículo te contaré que fertilizantes naturales puedes hacer en casa para abonar el sustrato de tus plantas y conseguir que crezcan fuertes y sanas.

Fertilizantes naturales para tus plantas

Cáscaras de huevo

Las cascaras de huevo tienen un 93% de carbonato de calcio y 1 % de nitrógeno, además de otros nutrimentos que favorecen al sustrato.

Es un fertilizante idóneo para cultivos de solanáceas (tomates, berenjenas, pimientos, patatas…), ya que previene la carencia de calcio, que suele ocasionar una como podredumbre apical.

Para incorporar este fertilizante hay que lavar bien las cascaras, secarlas y molerlas a polvo para posteriormente espolvorear alrededor de la planta y regar para que sean absorbidas por la tierra.

Cáscaras de banana

Las cascaras de las bananas poseen mucho potasio, elemento esencial para la floración y fructificación.

Para emplearlas se debe hacer un macerado en un recipiente plástico de 5 o 6 cascaras con un litro de agua. Se deja reposar por 24 horas u se cuela.

El líquido resultante se puede emplear para fertilizar plantas con flores, fresas, rosas, etc.

También es posible realizar un deshidratado de cáscaras de bananas en horno medio hasta tostar. Una vez frías se muelen a polvo, y se guarda en frasco rotulado.

Las cascaras deshidratadas se aplican una vez al mes, aproximadamente una taza por metro cuadrado, se mezcla con la tierra y es idónea para huertos de zapallos, pepinos, frutillas, tomates, morrones, berenjenas, rabanitos, calabazas, melones y sandias.

Harina de maíz

Posee nitrógeno, vitaminas, calcio, potasio y magnesio. Se aplica sobre el sustrato y se entierra, aproximadamente una cucharada sopera en macetas chicas.

También sirve como herbicida e inhibidor de semillas, para aprovechar esta cualidad se la ha de esparcir sobre el sustrato.

Si se tiene infección de hormigas, la harina de maíz es efectiva ya que los insectos se llevan los granos al hormiguero y una vez ahí ataca al hongo del que ellas se alimentan.

Enraizante natural con lentejas

Se realiza con una parte de lentejas y 4 de agua, dejar reposar unos días. Pasado este tiempo se debe licuar el contenido y colarlo.

El concentrado se ha de diluir a razón de una parte del líquido por 10 de agua. Dura 15 días en refrigeración.

Borra de café

Sólo se ha de emplear el café usado, la borra que queda como resultante de la infusión. Posee gran cantidad de nitrógeno, fosforo y potasio.

No se puede emplear en plantines ni en plantas recién trasplantadas, ya que sus raíces son muy sensibles.

Lo ideal es mezclar la borra de café con arena, vermiculita, hummus de lombriz… por ejemplo colocando 20% de café, 20 de arena, 10 de vermiculita y 50 de hummus de lombriz.

También se puede usar en compostera, siempre que no supere el 15% del total y se debe aplicar una vez al mes siempre sobre la superficie y nunca en el interior de la tierra ya que puede fermentar y quemar las raíces.

Por otro lado, la aplicación en la superficie de la tierra, evita el crecimiento de malas hierbas y ahuyentando plagas.

Cenizas de madera

Las cenizas de madera contienen nutrientes esenciales para las plantas y además permiten regular el pH del suelo. Es idónea para plantas que requieren de sustratos más alcalinos.

La proporción es de un kilo de ceniza por metro cuadrado, se aplica formando una capa y tratando de que se esparza de forma pareja.

Otra forma es esparcir cenizas sobre cada capa de la pila de compost, y también para separar tierra arcillosa y hacer que retenga más aire.

También sirve para combatir plagas, sobre todo pulgones, gusanos, babosas, caracoles… se debe reaplicar después de las lluvias.

Harina de hueso

Es un fertilizante natural que aporta gran cantidad de calcio y fosforo. Es idóneo para arboles frutales, huertos y rosales.

Se puede aplicar de 20 a 40 grs de harina al voleo por metro cuadrado unos 10 días antes de trasplante o siembra de ejemplares. En caso de macetas se aplica unos 20 grs por cada 20 cm de diámetro.

Para arboles frutales es recomendable aplicar harina de hueso en la proyección de la copa sin tocar el tronco, 100 grs para plantas jóvenes y 200 a 150 en arboles que ya tienen más de 5 años.

Los rosales se benefician con 60 a 80 grs de harina cuando comienza a brotar.

Es recomendable seguir las indicaciones, no aplicar en horas pico ni que el producto toque el tallo o las hojas. Tampoco se puede usar en la siembra de semillas sino hasta la germinación.

Fuente: Inta

RECIBI GRATIS NUESTRAS NOTICIAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *