Cómo secar flores de lavanda

Las flores de lavanda son muy apreciadas por su aroma, y la mejor forma de conservarlas para aprovechar todas sus virtudes es mediante el secado de las mismas.

En este artículo vamos a aprender las diferentes maneras que hay de secar las flores de lavanda para posteriormente usarlas ya sea con fines gastronómicos, aromáticos o medicinales.

La lavanda, Lavándula, es una planta rustica, resistente y que desprende una agradable fragancia tanto de sus flores como de sus hojas.

Posee inflorescencias de color liliáceo, con diferente intensidad según la variad de planta, las que tienen diversos usos en la medicina, gastronomía, cosmética y perfumería.

La lavanda es muy fácil de cultivar, no requiere de grandes cuidados ni es exigente con el suelo. Puedes chequear este artículo para saber cómo cuidar tu lavanda: Lavanda, reproducción por esqueje y cuidados

lavanda
lavanda

Cómo secar las flores de lavanda

Secado al sol

Se deben cosechar las flores antes de que se abran, cortando tallos lo más largos posibles mediante tijeras en lo posible esterilizadas para reducir el riesgo de enfermar la planta.

Extiende los tallos sobre una tabla de madera de modo que no queden apilados, para que el sol pueda secarlos de manera pareja.

Es importante que se trate de una superficie de madera, nunca hay que usar metal porque se calienta demasiado y terminaría quemando las flores.

Se debe colocar la tabla al sol directo, en un sitio en donde reciba la mayor cantidad de horas de luz.

Cuando las inflorescencias perdieron su color y se desprenden fácilmente del tallo, están completamente secas. Cabe destacar que el tiempo de secado varía de acuerdo al clima, en zonas cálidas puede demorar una semana.

Secado de flores de lavanda en microondas

Para este proceso es necesario contar con arena de sílice, la misma que se utiliza en las bandejas de los gatos.

Se deben colocar unos 5 cm de arena de sílice en un recipiente apto para microondas y sobre ella las flores y hojas que se deseen secar,  posteriormente hay que cubrirlas con más arena pero en menor cantidad.

El microondas debe funcionar a potencia máxima unos 2 a 4 minutos y esperar 24 horas antes de retirar las flores del recipiente.

Secado de flores de lavanda en el horno

Para este proceso se colocan las hojas de lavanda sueltas sobre una bandeja con papel de horno, procurando que queden bien extendidas y ninguna apilada o que se toquen demasiado.

La deshidratación hay que hacerla a temperatura baja (80 grados), en lo posible con el calor del convector si es horno eléctrico. En el caso de que sea horno a gas, se debe abrir la puerta del mismo 30 segundos cada 5 minutos.

Con deshidratador de alimentos

Una herramienta invaluable para deshidratar flores o alimentos, simplemente hay que colocar los tallos abiertos y separados, ajustar la temperatura por debajo de los 45 grados y esperar a que el equipo haga su trabajo.

Usos de las flores de lavanda seca

Las flores de lavanda tienen incontables usos, puedes emplearlas en preparaciones culinarias como para decorar platillos o realizar infusiones medicinales.

También se usan para hacer jabones, para aromatizar ambientes, decorar floreros, preparar cremas corporales, como repelente de polillas y ácaros e infinidad de cosas más.

Fuente: ecología verde

RECIBI GRATIS NUESTRAS NOTICIAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *