Lavanda, reproducción por esqueje y cuidados

La lavanda es una planta aromática muy deseada tanto por su hermosura, aroma y usos, como por su resistencia y facilidad de cultivo.

Además de ello, la lavanda atrae insectos polinizadores, lo que ayuda a la reproducción  de muchas especies autóctonas.

En este artículo vamos a ver cuándo y cómo reproducir una lavanda de forma exitosa mediante esqueje para que puedas hacerlo fácilmente en casa.

Reproducir lavanda

Cuándo y cómo

Lo ideal es hacerlo mediante esqueje, cuando las temperaturas son cálidas ya que la planta se encuentra bien adaptada y resistente.

Este tipo de reproducción es más rápida que por semilla, ya que en poco tiempo se tiene un ejemplar adulto completamente enraizado e idéntico a la planta madre.

El primer paso consta en desinfectar ele elemento de corte, esto es importante para evitar contaminar el esqueje y transmitirle enfermedades.

El corte ha de ser limpio, en ramas leñosas que cuenten con ramas secundarias, las que deberás cortar unos centímetros a lo largo de la principal procurando no dañarla.

Estos cortes, cuando queden bajo la tierra, son los que van a ayudar al esqueje a formar raíces más fácilmente.

Para ayudar al proceso hay que sumergir el esqueje en enraizante, este se consigue en viveros y es una hormona que acelera el proceso facilitando la subsistencia de la planta.

La maceta o recipiente elegido tiene que tener buen drenaje, prepáralo con tierra abonada y sustrato para esquejes, el que suele contar con turba, fibras de coco y arena. No es recomendable emplear tierra o turba que haya tenido un cultivo previo porque puede transmitir enfermedades o plagas.

Una vez plantados los esquejes se debe regar el sustrato sin encharcarlo, y una buena forma de ayudar a que la planta subsista es cubriéndola con una botella plástica cortada, esto hará de mini invernadero.

El tiempo que demorar en sacar raíces es de 4 o 6 semanas, pasado este tiempo ya se lo puede plantar en tierra o en la ubicación definitiva si es que no se lo ha hecho desde el principio.

lavanda

Cuidados de la lavanda

No está de más aclarar los cuidados necesarios de esta planta, que si bien es resistente, requiere tener en consideración de ciertos aspectos específicos.

  • Luz solar: necesita mucho sol, más de 6 horas diarias de modo directo. Solo en lugares en donde el sol es excesivamente fuerte se debe cubrir la planta en las horas pico.
  • Clima: es una planta de clima cálido, pero soporta bastante bien el frío.
  • Espacio: es una planta que en tierra viene muy grande, un arbusto de considerables dimensiones, por lo que si colocas esquejes trata de que tangan una separación considerable entre ellos.
  • Frecuencia de riego: no necesita mucha agua, es más durante los meses cálidos con regarla una vez a la semana es suficiente, a menos que las temperaturas sean muy altas y la tierra este completamente seca, se debe hacer con más frecuencia. Cuidado de no mojar las hojas y flores durante el proceso.
  • Poda: como dijimos antes, es un arbusto grande, por lo que se recomienda podarla una vez al año de manera suave para que crezca con más fuerza y de forma ordenada.

Fuente: ecología verde

Fotos: Pixabay

RECIBI GRATIS NUESTRAS NOTICIAS