Palma de Cera del Quindío en peligro de Extinción

La palma de cera del Quindío, cuyo nombre científico es Ceroxylon quindiuense, es una palma oriunda de los bosques andinos, montañosos y húmedos del parque nacional Los Nevados, Colombia.

Esta palma puede llegar a medir unos 70 metros si se encuentra en óptimas condiciones, razón por la que se la considera la monocotiledónea más grande del mundo.

Tiene hojas de color verde oscuro y gris, con pecíolos de más de 2 m de extensión. Una vez que las hojas van muriendo y cayendo, dejan un anillo de color negro en el tallo.

Su tronco es cilíndrico y cubierto de cera, de ahí su nombre “palma de cera”.

Vida de la palma de cera

El crecimiento de la planta es en extremo lento, viven mas de 100 años y además es una especie en peligro de extinción.

Crece en grupos, con temperaturas que van de los 12 y 19 °C, en suelos muy ácidos y arenosos, con lluvias de 1800mm al año.

Cuando llega a la adultez, produce muchos racimos de frutos que caen al suelo, son de color rojo o naranja fuerte.

Cuando la pulpa se descompone, la semilla queda expuesta y libre para absorber agua y poder germinar.

Con una buena iluminación y nutrimentos, la planta crece hasta volverse juvenil, estado en el que va a permanecer por mucho tiempo hasta que se produzca el tallo y se vayan creando los típicos anillos negros al caer las hojas.

Cuando saca la primera cosecha, la palma ya es un ejemplar adulto, y seguirá produciendo hasta los 60 años de vida. Vivirá 40 años más hasta morir a los 100 años aproximadamente, momento en el cual ya llegará a su altura máxima de 70 metros.

Ejemplar en peligro de extinción

Lamentablemente la palma de cera está en peligro de extinción debido a la deforestación de los bosques nativos y a la transformación del suelo en poteros.

Cuando las semillas caen son comidas por las vacas, y  las plántulas que llegan a germinar, el ganado se las come impidiendo su desarrollo.

Otra de las razones de esto es que se las utilizó para hacer velas hasta la introducción de la electricidad, lo que diezmo los ejemplares considerablemente, pero sin posibilidad de recupero ya que además su madera es codiciada para la industria.

Los frutos de la palma también son fuente de alimento del ganado, las hojas se las usa en celebraciones religiosas y las personas suelen cortar las palmas en crecimiento.

Todas estas causas generaron una reducción drástica de la cantidad de ejemplares de palma de cera, lo que impulsó al gobierno colombiano a realizar acciones de protección de estos árboles.

El número de palmas de cera ha bajada un 78% desde el año 1989, quedando solo unos 2 mil ejemplares en todo el valle de Cocora en Colombia.

Esto es de gravedad ya que la palma de cera del quindío no solo es una atracción turística para el país, sino también un componente clave en el ecosistema de la zona, los frutos alimentan a muchos insectos, aves y mamíferos.

Los árboles vivos, que están relativamente sanos, cuando comienzan a morir, no tienen retoños que ocupen su lugar.

Los expertos predicen que la mitad d ellos ejemplares puede llegar a desaparecer en los próximos 50 años si no se compra a propietarios privados y convierte la región donde hay mayor cantidad de especímenes, en zona protegida.  

Fuente: Wikipedia

Dani
Dani

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *