¿De dónde vienen y para qué sirven las «nueces de jabón»?

Se conoce como «nueces de jabón» o «nueces de lavado» a los frutos del árbol Sapindus mukorossi que, gracias a su alto contenido de saponina, se han convertido en un sustituto natural para los productos químicos convencionales utilizados para lavar la ropa, el cuerpo y el cabello.

La planta que los produce, conocida vulgarmente como «jaboncillo chino» por razones obvias, es originaria de India, China y Nepal, se desarrolla bien en suelos relativamente pobres y puede crecer hasta alcanzar los 15 metros cuando se cultiva en zonas altas (1500 a 2200 metros sobre el nivel del mar).

Sapindus-Mukorossi_1

Cabe aclarar que esta no es la única especie del género Sapindus que tiene estas propiedades detergentes, ya que la mayoría de sus integrantes las comparten en mayor o menor medida. En zonas tropicales del continente americano, por ejemplo, es posible encontrar al Sapindus saponaria, un árbol que es más resistente al frío que su pariente oriental y que crece hasta llegar a los 25 metros de altura.

Como se dijo, los frutos del Sapindus mukorossi son conocidos como «nueces de jabón» y se presentan como pequeñas drupas de 1 a 2 centímetros de diámetro, cada una de las cuales resguarda tres semillas en su interior.

MIRA TAMBIEN  Escabiosa mordida: Características y época de siembra

Además de las semillas, estas nueces contienen saponina, un compuesto químico que al entrar en contacto con el agua se disuelve y produce una solución jabonosa con una leve espuma de agradable olor y con propiedades  de limpieza para el cabello, el cuerpo y la ropa, siendo este último el uso más habitual, debido a que sirve para lavar telas delicadas como sedas y algodones.

Si bien este producto natural había caído en desuso debido a la amplia oferta de detergentes de origen industrial, en los últimos tiempos su aplicación para la limpieza está siendo revalorizada gracias a una serie de ventajas que ofrece.

Por ejemplo, el lavado con las «nueces de jabón» tiene un efecto menos perjudicial para el ambiente, y el agua que se utiliza puede ser aprovechada posteriormente para el riego, gracias a que no contiene residuos contaminantes.

El uso de estos frutos también representa un ahorro en el presupuesto familiar, debido a que es más económico que los detergentes químicos convencionales. Por año un árbol de Sapindus mukorossi puede producir entre 30 y 35 kilogramos de frutos, y siendo suficiente usar un kilogramo para efectuar 100 lavados utilizando lavarropas.

MIRA TAMBIEN  Árboles ornamentales: Saskatun (Amelanchier alnifolia)

Asimismo, las «nueces de jabón» no hacen necesario el uso de suavizantes y ayudan a mantener los colores originales de las prendas.

«Nueces de jabón»: Modo de uso

El modo de empleo de los frutos de Sapindus mukorossi es sencillo, y consiste en meter dentro de una bolsita de algodón una determinada cantidad de medias nueces (cuatro para ropa normal, y ocho para ropa muy sucia).

sapindus-mukorossi_2

Se cierra bien el saquito y se lo coloca junto con las prendas en el interior de la lavadora. Es importante que la temperatura de lavado sea superior a los 30 grados centígrados para asegurar el desprendimiento correcto de la saponina. Si sólo se puede utilizar agua fría, se debe hervir previamente las nueces durante siete minutos, dejar enfriar y luego colocarlas en la bolsita junto con la ropa.

Recibe Gratis Nuestros Articulos!

Ruben
Ruben

3 comentarios

  1. hola, me podrian comentar si crece en la ciudad de buenos aires? si hace falta cuidados muy especiales o donde puedo leersobre el cultivo de la misma? gracias

    • Hola, Jo. En algunas zonas de Buenos Aires es más probable que encuentres otra especie del mismo género, cuyos frutos también se usan como jabón. Nos referimos al palo jabón o Sapindus saponaria. Actualmente en Mercado Libre puedes encontrar a la venta ejemplares de dicha especie. Saludos y gracias por tu consulta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *