Cómo hacer abono casero

El abono es una sustancia, orgánica o inorgánica, que aporta nutrientes a la tierra y que pueden ser asimilados por las plantas.

Si bien podemos comprar abono, también se lo puede hacer en casa empleando restos de alimentos que comúnmente desechamos a la basura. Esto tiene un doble beneficio, nutrimos la tierra y fortalecemos nuestras plantas sin gastar un céntimo y a la vez evitamos tirar más basura.

Beneficios del abono casero

  • No gastas dinero.
  • Reduces el uso de fertilizantes sintéticos.
  • Se aprovechan los desechos orgánicos de la casa.
  • Evitas generar residuos.
  • Mejoran la calidad del suelo sin riesgos.
  • El abono casero contribuye a la acidificación de los suelos.
  • No altera el balance químico del suelo, por lo que no daña las plantas.
  • Aporta nutrientes de manera suave y natural.
  • Ayuda a repeler ciertas plagas-

Cómo hacer abono casero

Ante todo hay que elegir un recipiente donde contenerlo y que cuente con una profundidad de al menos un metro.

Posteriormente se coloca unos 5 dedos de tierra y seguidamente los desechos orgánicos que se generan en la casa, cabe destacar que no han de ser de origen animal (a excepción de la cascara de huevo).

Una vez que se han volcado los residuos se coloca tierra y se remueve la mezcla cada dos semanas procurando que lo que esta abajo quede arriba y viceversa.

abono casero, foto Pixabay

Comenzaran a aparecer gusanos, insectos y moscas, esto se debe a que se produce la descomposición de los desechos

Con el trascurso de los días y semanas, la tierra se va a ir tornando más oscura, grumosa y pasados unos dos meses van a desaparecer los desechos por completo. Es entonces que el abono está listo para ser utilizado.

Material orgánico que puedes emplear para hacer el abono casero

Estiércol

Heces de animales como gallinas, conejos y cabras son indicadas para mejorar la calidad de la tierra porque poseen un alto contenido de nitrógeno.

Vinagre

El vinagre es ácido acético, idóneo para plantas que requieren de suelos ácidos. Se lo disuelve en agua y se riega las plantas con la preparación.

El de manzana es empelado para fertilizar suelos de plantas acidófilas, se disuelve una cucharadita por cada litro de agua.

Cenizas de maderas

Las cenizas, mas que nada las de madera, aportan potasio y carbonato cálcico a la tierra. No se pueden aplicar de forma directa en suelos donde hay plantas acidófilas o que son alcalinos.

Agua de arroz

El agua restante de la cocción del arroz es muy útil para fertilizar el huerto ya que aporta micronutrientes que pueden ser absorbidos fácilmente por las raíces.

Césped recién cortado

Todo el césped, y las malas hierbas, pueden usarse en el abono casero ya que aportan una buena dosis de nitrógeno como otros nutrientes esenciales para el crecimiento de las plantas.

Borra de café

La borra de café que queda en la cafetera se puede agregar al abono casero porque aporta una buena cantidad de nitrógeno. También se pueden esparcir sobre la tierra de forma directa.

Cáscaras de huevo

Aportan una buena cantidad de carbonato cálcico y además sirven como repelente de plagas, eso sí, deben molerse antes de colocarlas en el abono para que se desintegren de manera adecuada.

Cascara de plátanos

Son  muy ricas en potasio, nutriente indispensable para la floración. Estas se pueden agregar enteras a la mezcla de abono, o bien hervirlas y utilizar el agua resultante para el riego de las plantas.

Fuente: Decoracion

RECIBI GRATIS NUESTRAS NOTICIAS