Escarificar el Césped: Cómo y Cuándo Hacerlo

Escarificar el césped es una labor importante para conservarlo en óptimas condiciones y conseguir un jardín impecable como el de las publicidades.

El escarificado del césped es un proceso que airea la tierra y elimina restos de césped seco, musgo y malas hierbas, así como también los tallos que alteran la estética de todo el jardín.

Al escarificar el césped se airean las raíces, lo que favorece el crecimiento de la grama, paralelamente se agrega materia orgánica para fertilizar la tierra, ayudando a la nutrición del césped y su desarrollo adecuado.

El escarificado

El proceso de escarificado se realiza mediante un arañado superficial del terreno, de tal modo que se pueda eliminar la mayor cantidad de fieltro posible (restos de raíces, tierra, hojas, etc.).

La acumulación de estos residuos hace que el césped no reciba la adecuada nutrición, el riego y aireado, por otro lado propicia el desarrollo de hongos.

¿Cuándo se debe escarificar el césped?

La mejor época para realizar este trabajo es en primavera y después en otoño.

En caso de que haya zonas con mucho musgo acumulado por humedad, puede que el trabajo se repita una vez más.

El proceso de aireado del terreno (hacer agujeros en la tierra) también es necesario, pero se debe realizar cada 2 a 3 años.

Materiales para escarificar el césped

Horca de mano (de 4-6 púas): permite pinchar la tierra en intervalos regulares, aunque es práctica solo para espacios reducidos.

Horca de mano de púas huecas: permite un trabajo hasta 10 cm, hace un boquete comprimido y a  la vez saca tierra. También para espacios reducidos.

Rulo de púas: se emplea para sentar la tierra después del sembrado, esta herramienta se puede emplear en grandes superficies.

Máquinas sacabocados: son de uso profesional y sirven para trabajar sobre grandes extensiones.

escarificar césped
Escarificar cesped. Foto Freepik

Consejos para el escarificado del césped

  • Cortar el césped lo más bajo que sea posible, ya que estoy soluciona gran parte del trabajo y simplifica el posterior recogimiento de los restos de césped.
  • Es necesario contar con un escarificador que disponga de cuchillas que lleguen a la tierra, de modo tal que elimine la mayor cantidad de masilla y asegure una adecuada oxigenación del césped.
  • Siempre hay que recoger los restos de vegetación, y para ello se emplea un rastrillo de púas flexibles y finas.
  • En caso de ser necesario, se puede volver a pasar el escarificador para facilitar la recogida del césped.
  • Si después de pasar la escarificadora han quedado zonas desnudas de césped, conviene sembrar algunas semillas (si es la época adecuada) para repoblar la tierra.
  • Una vez culminado todo el proceso es momento de aplicar materia orgánica, ya sea compost, estiércol no humus de lombriz.
  • Para finalizar el trabajo se debe regar de forma abundante, lo que ayuda a que la materia orgánica penetre en la tierra y aporte los nutrientes. El regado se tiene que hacer periódicamente hasta conseguir la completa dilución del abono colocado.

Fuente: Jardinedia

Foto: Freepik

RECIBI GRATIS NUESTRAS NOTICIAS