» » Comino: Cultivo, riego y cosecha

Comino: Cultivo, riego y cosecha

0

Conocido por el característico sabor amargo y aroma fuerte y dulzón de sus granos, el comino (Cuminum cyminum) es una planta herbácea originaria de la faja costera del Mediterráneo, Turquestán y el Cuerno de África, que se ha propagado al continente americano gracias a su rápido crecimiento y a sus virtudes medicinales y gastronómicas.

comino1

Comino: Cultivo, riego y cosecha

Planta anual de tallo erecto y único, el comino puede desarrollarse hasta alcanzar entre 20 a 50 cm de altura, aunque se han registrado casos de ejemplares que llegaron a superar los 80 cm. Presenta hojas alternas, alargadas y muy divididas, y durante la primavera se puebla de flores pequeñas, de color blanco o rosado, antes de dar paso a pequeños frutos de 5 a 6 mm de longitud y 2 mm de grosor, de aspecto similar a las semillas.


Esta especie prefiere los climas templados o templado-cálidos en los que no se produzcan cambios bruscos en la temperatura ambiente. Posee, además, cierto grado de resistencia a las heladas, siempre y cuando éstas no sean persistentes y el termómetro no marque menos de 4 grados centígrados bajo cero.

La planta de comino es muy agradecida si se la cultiva en un suelo poco ligero, suelto, profundo, bien drenado y con pH neutro, preferiblemente con una composición calcáreo-arcillosa o sílico-arcillosa.

Es una especie que por lo general no soporta los trasplantes, por lo que la mejor técnica para su reproducción es la de semilla sembrada en el lugar donde quedará la planta (siembra de asiento), tarea que se debe llevar a cabo a fines del invierno o a comienzos de la primavera, una vez dejado atrás el período de las heladas.

Para la siembra, la superficie seleccionada debe prepararse con bastante anticipación, refinando y nivelando la tierra, para luego aplicar una capa de estiércol y abonos químicos, ya que esta especie se caracteriza por agotar los suelos en los que se cultiva.

El siguiente paso consistirá en sembrar las semillas de comino al voleo y después cubrirlas con una delgada capa de tierra de entre 8 mm y 10 mm de espesor. Normalmente, la germinación del comino se produce a temperaturas comprendidas en un rango de 9 a 30 grados centígrados, aunque la más conveniente ronda los 20 o 25 grados, niveles que permiten que el proceso de desarrollo de semilla a planta demande alrededor de 18 días.

Cuando la planta haya brotado, será necesario aclarar y luego regar sin exceso, aunque con más abundancia durante la temporada estival, y luego disminuyendo la cuota de agua al terminar la floración.

Comino: Cosecha y separación de los granos

Después de un período de tres meses, ya es posible recolectar las umbelas cuando adquieren un color castaño o comienzan a amarillear, clara señal de que los frutos o granos están madurando.

comino3

La cosecha se realiza extrayendo esas inflorescencias al promediar el verano, preferentemente temprano en el día y luego se dejan secar luego sobre una tela por dos o tres días.

Después de ese tiempo, las umbelas recogidas se golpean para extraer los granos de comino que luego se pasan por una criba para separarlos cualquier materia extraña.


Articulo por Ruben | Categorizado en Aromaticas, Plantas Medicinales, Semillas | 19-03-2015




Puede Interesarte



Busca en nuestro sitio



, , , , , , , , ,


Deja tu comentario en Comino: Cultivo, riego y cosecha