» » Técnicas para podar arbustos y árboles

Técnicas para podar arbustos y árboles

0


La poda ha recibido el apelativo de “cirugía de árboles”, debido a que consiste en la eliminación metódica de las partes de una planta para mejorar o regular el crecimiento, la productividad y el aspecto general de la parte restante; por lo que demanda el conocimiento de las técnicas básicas de corte que mejor se pueden aplicar en árboles y arbustos.

podadora

Técnicas para podar arbustos y árboles

Poda de arbustos

Para la poda de arbustos, las ramas secas o enfermas son las primeras que deben cortarse, y luego se debe tratar de mejorar la forma de la planta con podas de despunte y de acortamiento. Posteriormente, se cortan desde su base los chupones, que son aquellas ramas con excesivo crecimiento.

Las ramas vigorosas que se curvan hacia el suelo debido a sus excesivos peso y longitud, también deben ser acortadas.

En aquellas especies arbustivas que presentan una enorme densidad de ramas desde la base, (como la abelia, corona de novia, membrillero de jardín, etc.), se debe realizar un trabajo de raleo, para permitir el crecimiento de nuevas hojas. Si se desea rejuvenecerlos, los arbustos deben podarse desde unos 15 centímetros del suelo.

Poda de árboles

La poda de árboles  comienza de la misma manera que con los arbustos: primero se cortan las ramas secas, enfermas, rotas y mal formadas. Si una rama ha disminuido su crecimiento y desarrollo, se deben podar sus gajos laterales y secundarios, para permitir que se vigorice.

Hay que tratar que la copa esté sostenida por tres o cuatro ramas principales que parten del extremo apical del árbol. Para ello, si el árbol no es muy grande, se le debe efectuar una poda de formación, eliminando las ramas internas de la copa que solo tengan unas pocas hojas en su extremo apical y las que rozan con otras ramas y con el tronco.

 

Corte de ramas grandes

esquema_poda_rama_gruesa

Para las ramas grandes, debe practicarse el primer corte sobre el lado inferior de la rama, llegando hasta la mitad de su grosor. Luego, se hace un segundo corte sobre la parte superior, también hasta la mitad del grosor, unos 10 o 15 cm por delante del corte anterior. Antes de finalizar este último la rama caerá.

Finalmente, se corta el resto de rama que ha quedado unida al tronco, con un ángulo tal que ayude a la posterior cicatrización y al crecimiento de la corteza que cubra la herida lo más rápido posible.

proteccion herida poda

 

Es importante recordar que las heridas producidas por la poda pueden convertirse en focos de infección, sobre todo si las mismas superan los 10 centímetros de diámetro. Por ese motivo, se las debe tapar aplicando un fungicida y luego una sustancia sellante y atóxica, como la cera de abeja, el cebo, o la resina almáciga (también conocida como mástic).




Articulo por Ruben | Categorizado en Mantemiento Jardin | 28-04-2014




Puede Interesarte



Busca en nuestro sitio



, , , , , , ,


Deja tu comentario en Técnicas para podar arbustos y árboles