» » Fertilizantes orgánicos: Algunos tipos y nutrientes que aportan

Fertilizantes orgánicos: Algunos tipos y nutrientes que aportan

1


Los fertilizantes orgánicos son considerados una herramienta indispensable para aportar nutrientes a la tierra para que ésta sea productiva y permita que las plantas que se cultivan en ella crezcan lo más fuertes y sanas posibles. Esta clase de abono es fundamental para la agricultura ecológica, que se basa en el uso de los recursos naturales respetando al medio ambiente, sin recurrir a productos químicos de síntesis y organismos genéticamente modificados.

compost

Fertilizantes orgánicos: Algunos tipos y nutrientes que aportan

Cabe aclarar que los abonos orgánicos como el estiércol, el humus de lombrices, y la harina de huesos, entre otros, ayudan a elevar el contenido de nutrientes en el suelo, aunque las proporciones de los mismos pueden variar de un fertilizante a otro, por lo que se acostumbra mezclarlos unos con otros para asegurar que la tierra reciba una mayor cantidad y variedad de elementos que ayuden a mejorar su calidad alimentaria para las plantas.

Compost: Posiblemente se trate del fertilizante orgánico más conocido y utilizado por jardineros y hortelanos de todo el mundo. Es el resultado de la descomposición de restos orgánicos como restos de comida, frutas y verduras, aserrín, cáscaras de huevo, restos de café, trozos de madera, poda de jardín, etc., que se descomponen en forma controlada. Ayuda a restaurar el ecosistema microbiano del suelo y mejorar su estructura, y es muy económico porque puede producirse en casa.

También es posible hallar compost en forma natural en los bosques bajo la forma de una capa de tierra oscura que se produce por el proceso de descomposición de la hojarasca.

Humus de lombriz o lombricompuesto: Es el producto de la desomposición de materia orgánica que se realiza mediante el proceso digestivo de las lombrices. Tiene la particularidad de ser limpio, inodoro,  suave al tacto y con una elevada carga bacteriana y enzimática que lo convierte en un gran mejorador de las propiedades físicas del suelo (permeabilidad, retención de humedad, etc.)

humus lombriz

Se trata de una excelente fuente de nitrógeno soluble que no quema las plantas, que lo absorben rápidamente. Se lo mezcla hasta en un 30 por ciento con tierra de macetas para obtener un sustrato rico y fértil. No se recomienda una mayor proporción, debido a que su densidad puede dificultar el crecimiento de las raíces.

Harina de huesos: Otro de los fertilizantes orgánicos más conocidos y usados, muy rico en fósforo y nitrógeno. El valor nutritivo de este abono puede variar teniendo en cuenta la antigüedad de los huesos procesados y si los mismos estaban crudos o cocidos. Así, por ejemplo se puede decir que los huesos más viejos contienen más fósforo que los jóvenes, y la harina de huesos crudos contiene alrededor de un 4 por ciento de nitrógeno y entre un 18 y 25 por ciento de fósforo.

harina hueso

Los huesos cocidos, por su parte, son más fáciles de triturar y de descomponen más rápidamente, lo que ayuda a una liberación más temprana de los nutrientes. Dado que contienen un mayor contenido de fósforo (30 por ciento) esta harina se utiliza al plantar o para la floración como abono de cobertura mezclado con la tierra y cubierto con una capa de mulch (acolchado).

Estiércol de pollo: Conocido por su alto contenido en nitrógeno. Para su preparación se lo deja descomponer al aire libre durante un período de dos meses, para luego cubrirlo con una lona para que el proceso de descomposición sea más lento. Se acostumbra añadirlo al compost para que funcione como activador.

En caso de que el estiércol de pollo provenga de una granja comercial en la que se han utilizado hormonas de crecimiento, es aconsejable dejarlo descomponer durante un período mínimo de un año para que las hormonas se laven o se fijen.

Fertilizantes orgánicos menos conocidos por la mayoría de la gente

Dentro de esta categoría se pueden mencionar:

Harina de semillas de algodón: Como su nombre lo indica, este fertilizante orgánico se elabora a base de semillas con cáscara de algodón a las que se les ha extraído el aceite. Prácticamente todos los residuos químicos de la producción industrial de algodón se disuelven en el aceite.

Este fertilizante ácido contiene alrededor del 7 por ciento de nitrógeno, 2.5 por ciento de fósforo y 1.5 por ciento de potasio. Para lograr un abono más equilibrado, conviene mezclarlo con fosfato de roca pulverizado o harina de huesos.

Pellets o bolitas de alfalfa: También conocidas como croquetas de alfalfa, son utilizadas principalmente como forraje para conejos y ganado, pero igualmente pueden constituir una importante fuente de nitrógeno para la tierra, en la que se libera de forma muy rápida. Contiene además porcentajes de fósforo (5 por ciento) y potasio (2 por ciento).

pellets alfalfa

Planta y pellets de alfalfa.

Este fertilizante orgánico también contiene triacontanol, un estimulante del crecimiento natural de las plantas, y su uso se recomienda para hortalizas, verduras y florales.




Articulo por Ruben | Categorizado en Fertilizantes y Suelos | 28-07-2015




Puede Interesarte



Busca en nuestro sitio



, , , , , , , , , , ,


(1) Comentarios

Hola, me encanta su página, no tengo mucho tiempo para instruirme pero lo intento!
Le cuento, estuve muy enferma (depresión ) y por esas cosas de Dios, me regalaron una planta, fue el comienzo de mi recuperación! Empece a sacar ganchitos y a hacer nuevas plantitas!
Antes nunca me llamaron la atención, hoy disfruto salir a mi rincón a saludar a Dios y mis plantas! Lo malo es que no se nada de nada! Y derrepente se me secan.
Pero igual le hago empeño, lo que no se en que tiempo se siembra, son los tiempos lo q mas me falta aprender (soy de Chile) ojalá me puedan ayudar, desde ya muchas gracias.
Saludos

Deja tu comentario en Fertilizantes orgánicos: Algunos tipos y nutrientes que aportan