» » Cómo armar un estanque

Cómo armar un estanque

1


Montar un estanque en el jardín o en determinados espacios interiores es una manera de procurarse no sólo un recurso ornamental, sino también una atractiva fuente de paz y armonía en el hogar. Para alcanzar este resultado, es necesario planificar su armado tomando en cuenta diferentes factores y características.

estanque_jardin

Cómo armar un estanque

Lo primero que debe tenerse en cuenta es el ambiente donde se lo desea emplazar: Si se trata de un jardín, hay que ver que el estanque se ubique en un lugar ligeramente sombreado y a resguardo del viento.  También es conveniente evitar instalarlo debajo o muy cerca de los árboles, ya que a la molestia de las hojas caídas en otoño puede sumarse los problemas que pueden causar las raíces grandes cuando crecen contra la base o las paredes laterales del estanque.

Una vez que se a determinado el sito donde se ubicará el estanque, es aconsejable trazar en el terreno con un hilo la forma y el tamaño aproximados del mismo, cuidando siempre que guarden proporción con el resto del jardín.

A continuación, se procede al cavado del hoyo, creando una repisa en el borde de 15 a 25 centímetros de profundidad y una zona más honda que puede oscilar entre 45 y 100 cm, dependiendo de las plantas que se deseen colocar. Debe tenerse cuidado de retirar del fondo las raíces, piedras y todo otro objeto que pudiera perforar el revestimiento por la presión del agua.

Precisamente teniendo en cuenta el revestimiento de las paredes, existen cuatro tipos de estanques que pueden armarse en un jardín:

. Estanques apisonados, que consisten en depresiones  naturales con suelo arcilloso, generalmente acondicionado con césped, que ofrecen la ventaja de ser bastante económicos, aunque su principal defecto es la turbiedad del agua que provoca la presencia del barro en suspensión.

. Estanques de lona plástica,  en los que el terreno se reviste con una lámina de polietileno o PVC, resultando muy fáciles de armar y no requieren de mucha mano de obra.  La lona de plástico tiene la virtud de adaptarse a las formas del pozo a medida que el mismo se va llenando con agua. Sin embargo, hay que tener cuidado de ocultar los bordes de la pieza de plástico recortándolos y disimulándolos con césped y algunas rocas, porque de lo contrario su aspecto general será improlijo.

. Estanques prefabricados o premoldeados, de elaboración similar a las piscinas, son bastante resistentes y ofrecen una instalación más fácil porque sólo deben ser colocados en el hoyo que se ha cavado. Se ofrece una variada oferta de modelos con distintos tamaños y profundidades.

. Estanques de cemento o ladrillos, para quienes dispongan del tiempo y la  mano de obra necesaria para recubrir la base y las paredes del pozo con ese material, aunque promete un resultado más duradero, prolijo y natural que los anteriores.

En el caso de los estanques de lona, prefabricados y de cemento, el fondo se puede ocultar utilizando grava con piedrecillas de colores, como azul, blanco, morado o verde. Si se planea tener peces en el estanque, se aconseja utilizar un sustrato de tonalidades marrones, como el canto rodado.

Caber recordar que una medida importante para evitar que el agua depositada en el estanque se pudra es instalar una bomba sumergible (existe en el mercado una gran variedad de modelos), que se encargará de oxigenar el líquido elemento.

bomba

Una vez que se terminó de impermeabilizar el pozo, se procede a colocar en primer lugar las plantas sumergidas, que por ser las productoras de oxígeno y privar de alimento a las algas ayudan a mantener la claridad y limpieza del agua. Por lo general, las Echinodorus argentinensis (calitas o aguapé) y Eleocharis acicularis son las especies más utilizadas y son fáciles de obtener en locales de productos para acuarios.

Posteriormente se colocan plantas acuáticas como aponogetonáceas y variedades de Nymphaea, con sus envases sumergidos y dejando las hojas y flores flotando en la superficie. Para completar el armado del estanque, se pueden colocar plantas flotantes, como camalotes o helechos de agua; mientras que en los bordes se pueden plantar ejemplares de  Typhas o Thalia dealbata para aportar altura y volumen.




Articulo por Ruben | Categorizado en Acuaticas | 15-04-2013




Puede Interesarte



Busca en nuestro sitio



, , , , , , , , ,


(1) Comentarios

Mi. Necesidad es estanque para riego de jardín

Deja tu comentario en Cómo armar un estanque