Euphorbia obesa: Características generales y cuidados

Originaria del sur del continente africano, la Euphorbia obesa es una planta suculenta que posee un interesante valor decorativo para espacios interiores y no requiere cuidados especiales.

La característica principal de esta especie es su aspecto similar a una bola segmentada, lo que ha dado origen al sobrenombre de «planta de béisbol» en los países de habla inglesa, aunque cabe aclarar que esa forma es común en los ejemplares jóvenes, y luego tienden a ser más cilíndricas a medida que crecen.

Inflorescencias en una Euphorbia obesa (Foto: H. Zell)

Generalmente, la Euphorbia obesa tiene diámetro de entre 6 y 15 centímetros dependiendo de su edad, y en su superficie luce ocho crestas adornadas con pequeñas gibosas profundas implantadas en forma regular en los bordes o uniones.

Estas crestas o costuras son en realidad las cicatrices que dejan las inflorescencias que van apareciendo sucesivamente en el cuerpo de la planta a medida que ésta va envejeciendo.

Las plantas de esta especie que se cultivan en interiores suelen ser de color verde con rayas horizontales más claras u oscuras, mientras que los especímenes que se encuentran en estado salvaje y con exposición a la luz solar directa pueden mostrar áreas de color rojizo y morado.

Como se señaló en un principio, la Euphorbia obesa es una especie que demanda mínimos cuidados, lo que la convierte en la elección ideal para quienes desean tener una planta de interior que no demande mucha atención.

Un ejemplar sano de esta planta sólo necesita calor, una dosis adecuada de luz, un suelo bien drenado y un riego mínimo para crecer sin inconvenientes y lucir su mejor aspecto, ya sea como pieza única o acompañada por otras suculentas.

El mejor suelo para su cultivo puede ser la tierra para cactus o, en su defecto, una mezcla del sustrato normal para macetas con arena. En ambos casos se recomienda incorporar un poco de grava para facilitar un adecuado drenaje del agua.

Debe tenerse presente que una hidratación excesiva suele ser la causa más frecuente de enfermedad o muerte de la Euphorbia obesa y otras plantas suculentas, por lo que es aconsejable hacer un buen riego profundo dos veces en invierno y una vez al mes durante la temporada de crecimiento.

Esto se debe a que esta especie tiene la capacidad de almacenar un importante volumen de agua para soportar largos períodos de sequía.

Euphorbia obesa: Fertilización y ubicación

Si bien la Euphorbia obesa no necesita de fertilización, algunos entusiastas acostumbran aportarle al suelo fertilizante para cactus en primavera al inicio de la etapa de crecimiento.

Foto: David J. Stang

Otro mínimo detalle a tener en cuenta para asegurar la buena salud de esta planta es evitar moverla del lugar en la que fue ubicada originalmente, ya que esto por lo general provoca un estado de estrés que puede repercutir negativamente en su salud.

RECIBI GRATIS NUESTRAS NOTICIAS