Actaea pachypoda: Características generales y cultivo

Conocida con el nombre común de ojos de muñecas, la Actaea pachypoda es una especie floral originaria de América del Norte, más precisamente del este de Canadá y del medio oeste de los EE.UU., que se puede aprovechar para ornamentar distintos tipos de jardines a los que aporta su atractiva y prolongada floración.

Se trata de una herbácea perenne que puede crecer hasta alcanzar de 50 a 80 centímetros de altura por 45 centímetros de ancho, que luce hojas compuestas bipinnadas de hasta 40 centímetros de largo por 30 centímetros de ancho, con foliolos dentados de color gris acero que por lo general siguen siendo atractivos a través de la mayor parte de la temporada de crecimiento.

Las diminutas flores blancas de la Actaea pachypoda aparecen en primavera en racimos terminales de 10 centímetros de largo, oblongos, con tallos verdosos elevándose por encima del follaje. Dichos vástagos florales tienden a espesarse después de la floración y adquieren un atractivo color rojo mientras unas bayas blancas del tamaño de un guisante se desarrollan en verano en racimos alargados. Aquellas lucen un estigma negro o púrpura oscuro que origina el nombre común de ojos de muñeca con el que se conoce a esta planta.

Es importante tener presente que bayas son extremadamente venenosas si se comen. Esto se debe a que las mismas contienen toxinas cardiogénicas que pueden tener un efecto sedante inmediata sobre el tejido muscular cardíaco humano. Esta toxicidad podría ser la razón principal por la cual la vida silvestre parece ignorar la fruta, por lo que los racimos de bayas suelen persistir en las plantas y mantienen su interés ornamental hasta la llegada de las heladas.

La Actaea pachypoda crece y se desarrolla mejor en suelos con textura arenosa, franca o arcillosa, enriquecidos con materia orgánica y bien drenados, bajo sombra parcial o total. Es recomendable que el medio no se seque completamente, aunque un buen drenaje es necesario para evitar las condiciones de excesiva humedad durante la etapa de desarrollo de la planta. Se puede cultivar sin problemas en sustratos con pH ácido, neutro o alcalino.

Actaea pachypoda: Multiplicación

Si se desea ayudar a su multiplicación y naturalización, las bayas pueden ser recogidas e inmediatamente plantarse en el suelo a medida que maduran. Asimismo, se recomienda dividir las plantas cada cuatro años para aumentar su vigor y esto se hace mejor a finales de primavera o principios de otoño para evitar la perturbación de su desarrollo.

Muchos autores coinciden en que no hay insectos o enfermedades que causen graves problemas a la Actaea pachypoda. siendo la caída de follaje uno de sus principales inconvenientes, principalmente en zonas con climas calurosos de verano y con suelos que se han dejado secar demasiado. Esto también puede ocurrir debido al exceso de humedad en la tierra en períodos de fuertes lluvias.