Cardamomo, Como Cultivarlo en el Jardín

El cardamomo, o grana del paraíso, es una especia muy utilizada en todo el mundo, sirve para infinidad de preparaciones tanto saladas como dulces y  realmente les otorga un sabor incomparable.

Su cultivo es intenso en la India y en zonas de América del Sur, sobre todo de la variedad Elettaria Cardamomum.

El cardamomo pertenece la familia de las zingiberáceas (como la cúrcuma, el jengibre), existen 3 géneros de la planta: Amomum, Aframomum y Elettaria, siendo este último el más utilizado en la gastronomía.

El cardamomo

Es una hierba perenne que llega a medir entre 2 y 5 metros de altura. Tiene un rizoma tuberoso horizontal del que brotan muchos tallos altos, de ellos salen las flores panículas.

Los frutos del cardamomo son pequeñas cápsulas de color verde pardo, con semillas oscuras muy aromáticas.

La variedad más buscada y cotizada es la Minor, esta tiene un tamaño menor y solo se cultiva en Ceylán y la costa de Malabra, India.

Tiene propiedades curativas por lo que se la emplea mucho en la medicina tradicional. Es semejante al cardamomo de Camboya, que esta mucho mas extendido.

Necesidades del cardamomo

Esta planta requiere de un clima húmedo y lluvioso, razón por la que se la encuentra en estado silvestre en la India, Malasia, Sri Lanka, Indonesia, entre otras, donde las condiciones climatológicas son óptimas para su desarrollo.

La luz solar no debe ser directa, se cultiva en zonas iluminadas o de sombra pero nunca donde den los rayos solares.

La planta adulta llega a medir entre 2 y 4 metros de altura, sobre todo cuando la zona en donde se encuentra tiene temperaturas estables de constantes entre 18 y 22º C, con humedad y lluvias constantes.

El suelo

El cardamomo requiere de un suelo húmedo pero no encharcado, no tolera la sequía y debe tener una gran cantidad de materia orgánica, buen drenaje y cobertura vegetal que mantenga la humedad.

Durante la época estival requiere de riegos diarios o al menos cada dos días, de forma tal que el suelo siempre se conserve húmedo.

Cuando se cultiva en casa es importante proveerle de materia orgánica de forma constante, ya que lógicamente el suelo carece del abono natural que posee la región selvática donde crece el cardamomo.

CARDAMOMO
Cardamomo, foto Pixabay

Las semillas

Las semillas son la parte que se emplea de la planta, son vainas de color verduzco que poseen unas 4 semillitas muy aromáticas. Estas semillas pueden emplearse para multiplicar la planta, pero hay que considerar que tienen una vida útil muy corta.

Una vez cosechada, la vaina se seca a la sombra y debe plantarse en menos de 15 días, de lo contrario no germinarán.

El tiempo de germinado es bastante extenso, demora alrededor de un mes en sacar brotes y crece muy lentamente. Las plantas trasplantables se obtienen recién a los 3 o 5 meses de haber plantado la semilla.

Claramente que la propagación del cardamomo por semilla es un tanto difícil, debido justamente a la alta caducidad de las mismas.

La separación de las plantas es la forma más idónea de propagar el cardamomo, es una forma simple y mucho más productiva.

Se separan vástagos idóneos (con hojas, tallo y raíces) para plantarlos en suelos y regiones con óptimas condiciones de desarrollo.

Fuente: elblogverde, agromatica

RECIBI GRATIS NUESTRAS NOTICIAS