Suculentas raras para coleccionar

Las plantas suculentas generan adicción. Si, aunque suene exagerado quien empieza a comprar crasas para decorar su jardín de crasas no puede parar de hacerlo, más aun si se trata de especímenes poco comunes.

En este artículo te mostraré algunas de las suculentas más bellas y raras que existen. Seguramente después de leer la nota querrás conseguir algún ejemplar, pero te advierto que no son fáciles de encontrar, y si das con alguno, de seguro no será nada barato.

Suculentas raras para coleccionar

Suculenta Othonna capensis Foto: Wikimedia

Othonna capensis  o collar de rubíes

Hermosa planta de tallos color rojo o púrpura brillante y hojas en forma de pepinillos que varían de color, pueden ir del verde pálido al morado o rojo burdeos según la luz solar que reciban.

Tiene flores amarillas similares en forma a las margaritas.

Pachyphytum compactum Foto: Wikimedia

Suculentas Pachyphytum compactum o pequeña joya

Bellísima planta perenne que pertenece a la familia de las suculentas Crasuláceas, su nombre se debe a que las hojas tienen una especie de facetado que recuerda al tallado de las piedras preciosas.

Forma rosetas de entre 30 y 80 hojas muy apretadas que miden 4 cm de largo y 1.5 de ancho. La forma en que crecen las hojas y se presionan entre sí es la razón del “tallado” de las mismas.

El color de la pequeña joya es verde mate o verde con toques violáceos si se la estresa ligeramente. Las flores salen a final de la primavera y son con forma de barril en color rojo anaranjado y las puntas verde oscuro o violeta intenso.

Ariocarpus trigonus Foto: wikimedia

Ariocarpus trigonus o roca estrella

Es un cactus muy atractivo que forma rosetas y se eleva un poco a nivel del suelo. Lo más atractivo de la planta son sus flores, las que varían de color desde el blanco amarillento al rojizo o rosado.

Crece hasta 25 cm de alto y tiende a extenderse unos 30. Requiere de suelo de cactus y mucho sol, pero si se la tiene en regiones de excesivo calor puede llegar a morir por un exceso de radiación  solar. En estos casos hay que protegerla durante las horas pico.

No requiere regado en el invierno, y solo hay que humedecer la tierra cuando el sustrato está seco.

Haworthia_magnifica_var_acuminata
Haworthia magnifica var. auminata Foto: Wikimedia

Haworthia magnifica var. auminata

Es una bella planta perenne que carece de tallo y forma rosetas. Primero se desarrolla en solitario y luego va generando hijos a su alrededor.

Son suculentas que forman hojas largas que a medida que crecen se tuercen y aplanan, presentan color verde oscuro, marrón verdoso o incluso púrpuras según  las condiciones en las que se encuentren.

Poseen pequeñas flores de líneas verdosas, requieren de pocos cuidados pero siempre procurando no excederse en el riego.

Un exceso de sol puede quemarlas.

Adromischus maculatus
Adromischus maculatus suculenta Foto: Wikimedia

Adromischus maculatus, Corazones de Calico o Gotas de Chocolate

Es una suculenta originaria de Sudáfrica, posee hojas ovaladas en forma de corazón con manchas de color chocolate en las puntas. Su tallo es corto y leñoso.

Genera flores tubulares de color verde amarillento muy pálido, soporta el calor y el frio, siempre que se la preserve del exceso de humedad.

Crece bastante lento pero prospera muy bien en suelos con buen drenaje.

Fuente: jardín de suculentas

RECIBI GRATIS NUESTRAS NOTICIAS