» » Plantas trepadoras: La clemátide (Clematis vitalba)

Plantas trepadoras: La clemátide (Clematis vitalba)

0

Originaria del continente europeo, la clemátide (Clematis vitalba) es una planta de la familia de las ranunculáceas que se caracteriza por su rápido crecimiento y grandes flores, lo que la convierte en una de las opciones favoritas a la hora de ornamentar espacios verdes y muros.

Esta especie está constituida por un arbusto trepador de hasta 10 metros de alto que desarrolla tallos ramificados y ranurados de los que brotan hojas caducas opuestas, compuestas con 3 a 7 folíolos ovado-lanceolados, con la base acorazonada y el margen generalmente lobulado. El raquis de aquellas es capaz de doblarse, lo que le facilita trepar, sobre todo en superficies rugosas y vallas metálicas.

Plantas trepadoras: La clemátide (Clematis vitalba)

Foto: Pethan


Las flores de la clemátide son hermafroditas y aparecen a fines de primavera o durante el verano, dispuestas en cimas. Tienen un aroma a almendras y son de color blanco verdoso con sépalos subyacentes de textura esponjosa y numerosos estambres. Esta floración da lugar a numerosas frutos con un apéndice o larga cola sedosa o plumosa que, vistos juntos, dan la apariencia de la barba de un anciano, lo que da origen a uno de sus nombres populares en el hemisferio Norte (barba de viejo).

Habitualmente, los arbustos de esta especie prefieren vivir en zonas húmedas y sombrías o con semisombra, trepando con facilidad en paredes y árboles.

La clemátide puede cultivarse sin inconvenientes en suelos ligeros (arenosos), medios (francos) y pesados (arcillosos), húmedos y bien drenados. En el caso de los sustratos arcillosos, conviene aclarar que es conveniente agregarle algo de arena para ayudar a una mejor circulación del agua y evitar su estancamiento. Por otra parte, a estas plantas no les gustan los suelos ácidos por debajo de un pH de 6.0.

Para asegurar un crecimiento y desarrollo más saludable de este arbusto trepador, se aconseja plantar el cepellón a unos ocho centímetros de profundidad en el suelo, lo que no sólo ayudará a reducir el riesgo de enfermedades, sino que también contribuirá a la formación de una buena corona de raíces.

Clemátide (Clematis vitalba): Propagación

Las clemátides pueden propagarse por semillas o por esquejes leñosos a medio madurar. En el primer caso, es mejor sembrar cuando la semilla esté madura en un marco frío. Para ello se la debe remojar durante 12 horas en agua tibia, además de retirarle la mayor cantidad de la cola y la membrana protectora exterior.

Las plántulas deben pasarse a macetas individuales cuando sean lo suficientemente grandes para manipularlas, siendo aconsejable cultivarlas en un marco frío para que pasen su primer invierno. El trasplante al exterior puede hacerse a finales de primavera o principios de verano, una vez superadas las últimas heladas.


Articulo por Ruben | Categorizado en Plantas | 28-12-2018




Puede Interesarte



Busca en nuestro sitio



, , , , ,


Deja tu comentario en Plantas trepadoras: La clemátide (Clematis vitalba)