» » Plantas Crasas: El Bálsamo Azul (Senecio Mandraliscae)

Plantas Crasas: El Bálsamo Azul (Senecio Mandraliscae)

2

El bálsamo azul (Senecio Mandraliscae), es una planta crasa alfombrante o tapizante originaria del Sur de África que resulta ideal para ornamentar un xerojardín, gracias a su gran resistencia a las condiciones de sequía y a la belleza de sus hojas de un particular color gris azulado.

Asimismo, los ejemplares de esta especie pueden crecer muy bien en contenedores ubicados en galerías o como plantas de interior.

Plantas Crasas: El Bálsamo Azul (Senecio Mandraliscae)

Foto: Frank Vincentz

Foto: Frank Vincentz


El bálsamo azul se caracteriza por producir tallos que se arrastran por el suelo, formando esteras o alfombras bastante densas (pero no pisables), capaces de cubrir grandes superficies de terreno en un período corto de tiempo.

Estas plantas crecer hasta alcanzar alrededor de los 30 o 40 centímetros de altura, y su follaje está conformado por hojas suculentas y cilíndricas, de un aspecto similar al de un lápiz, que como se dijo presentan un color gris azulado, aunque también hay especímenes que muestran un tono verde azulado. Las flores, que por lo general hacen su aparición a mediados de la estación veraniega, son pequeñas y tienen una coloración blanco-amarillenta.

La propagación del bálsamo azul puede hacerse a partir de esquejes de hoja y herbáceos entre la primavera y el otoño. Las estacas se pueden conseguir muy fácilmente de los ejemplares sanos que se extraen para controlar la sobrepoblación de determinadas áreas del jardín.  Para ello, sólo se necesita sujetar la planta con la mano y tirar suavemente para retirarla con facilidad de la tierra.

Cuando se trabaja con esta técnica de multiplicación es necesario dejar que la superficie de corte cicatrice antes de plantar, y al cabo de una semana el esqueje ya habrá generado sus propias raíces.

Esta especie puede cultivarse a pleno sol, o bajo una sombra ligera en zonas de veranos cálidos, en suelo ligeramente alcalino (pH 7.6 a 7.8) y bien drenado.

Riego y poda del Bálsamo Azul

Aunque es muy tolerante a las sequías, esta planta crece más rápidamente si se la somete a un riego regular, sobre todo durante la primavera, pero siempre evitando caer en excesos que pudieran afectar la salud de la planta.

Es importante estar pendiente de los síntomas de falta de agua, sobre todo cuando las hojas comienzan a encogerse o marchitarse. Siempre debe regarse profundamente el sitio donde se encuentra la planta y luego dejar que el suelo se seque completamente antes de volver a regar.

balsamo azul1

La cuota de agua debe ser menos frecuente a fines de verano o principios de otoño, para suspenderla completamente durante el invierno para evitar que el exceso de humedad y frío termine pudriendo el tallo.

Habitualmente, el bálsamo azul se poda casi hasta el ras del suelo a principios de primavera. Esta acción permite eliminar las partes más viejas de la planta y deja espacio para un nuevo crecimiento más saludable.


Articulo por Ruben | Categorizado en Plantas | 13-05-2015




Puede Interesarte



Busca en nuestro sitio



, , , , , , , ,


(2) Comentarios

Parece muy similar, salvo la coloración azulada, al lamprantus. Y, a propósito, el lamprantus se debe también podar a ras como el bálsamo azul? Lo tengo sembrado a modo de tapizante en un cantero y ha crecido mucho, No sé si dejarlo o podarlo. Estoy en el sur Rawson, Pcia. del Chubut.
Gracias por su respuesta. Los artículos que publican son muy interesantes. Gracias por enviarlos.

¡Felicitaciones por los excelentes artículos! Por favor, sigan publicando notas sobre plantas crasas. Muchas gracias.

Deja tu comentario en Plantas Crasas: El Bálsamo Azul (Senecio Mandraliscae)