Planta de jade: Características, riego y cuidados

La planta de jade (Crassula ovata), también conocida como la planta de la suerte, es una suculenta que puede aportarle un interesante toque estético a un espacio interior o a un jardín, gracias al particular color y exuberancia de sus hojas. Asimismo, se trata de una especie muy apreciada por requerir poco mantenimiento y posee una alta resistencia

Es una planta perenne que puede crecer hasta alcanzar una altura máxima de un metro, sus ramas son gruesas y se vuelven leñosas con el tiempo. Las hojas crecen en pares opuestos a lo largo del tallo, son carnosas y pueden medir hasta 7 centímetros de largo. Su color es verde jade, aunque existen algunos cultivares que también exhiben una tonalidad rojiza cuando se someten a mayor exposición al sol.

CrassulaOvata2

Por lo general, cuando crece en las condiciones adecuadas, la planta de jade puede producir flores blancas o rosadas que brotan desde fines de otoño hasta el final de la temporada invernal.

Se trata de una planta fácil de cuidar y resistente a los cambios de temperatura, aunque si se desea que tenga el mejor aspecto y llegue a desarrollar una atractiva florescencia es mejor cultivarla en lugares con temperaturas normales, evitando los calores extremos que pueden provocar la caída de las hojas.

MIRA TAMBIEN  Chlorophytum Comosum, Mala Madre

Esta suculenta también posee cierta resistencia a las bajas temperaturas, incluso puede tolerar las heladas ligeras. En todo caso, durante el invierno es mejor colocarla en un lugar protegido de los fríos más intensos.

En cuanto a sus requerimientos de luz, la planta de jade puede desarrollarse muy bien tanto en sitios soleados como en semisombra. Nuevamente hay que tener cuidado con los excesos, ya que no les agrada la sobreexposición solar.

Como las demás suculentas, la planta de jade puede resistir mucho tiempo sin agua, siendo aconsejable para un mejor desarrollo regarla cada vez que el suelo se seque en verano, y aplicar muy poca agua durante el invierno. Para estimular su floración, el mejor truco es dejar de regar por completo en otoño.

MIRA TAMBIEN  Cultivo de plantas de interior: La estrella escarlata (Guzmania lingulata)

En todo momento deben evitarse los encharcamientos, que sólo ponen en peligro la salud de la planta, pudriendo sus raíces o provocando la caída de sus hojas.

Planta de jade: Poda y limpieza de hojas

Si se desea que un ejemplar de esta especie luzca un porte similar al de un pequeño árbol, es necesario realizar podas para que el tronco se engrose y pueda soportar el peso de las hojas y ramas que van dando forma a la copa. Los trabajos de recorte deben hacerse en primavera, antes de que comience la estación de crecimiento para ayudar al crecimiento de las raíces.

Crassula-ovata1

El único cuidado especial que demanda la planta de jade es la limpieza de sus hojas pulverizando agua sobre ellas, para evitar que la acumulación de polvo termine sofocándolas.

Recibe Gratis Nuestros Articulos!

Ruben
Ruben