Enredaderas ornamentales: La gloria enramada (Clerodendrum thomsoniae)

Originaria del occidente de la África tropical, la Clerodendrum thomsoniae, conocida popularmente en algunas zonas como gloria enramada o corazón sangrante es una elegante planta trepadora que puede usarse con fines ornamentales en exteriores e interiores gracias al espectacular colorido de sus flores.

Los ejemplares de esta especie se caracterizan por desarrollar largos tallos semileñosos, flexibles y enrollables, que en la naturaleza son capaces de alcanzar alturas de alrededor de cuatro metros, aunque los cultivados por el hombre suelen ser de menor tamaño.

Tiene ramas puberulentas y ligeramente provistas de surcos de las que brotan hojas brillantes, opuestas y elípticas de 6 a 14 centímetros de largo por 2 a 6 centímetros de ancho, presentan un ápice agudo y márgenes enteros y ciliados. Cuando surgen, estos órganos se presentan de color verde claro, el que luego irá adquiriendo un tono más oscuro a medida que la planta crece.

En las condiciones ideales, las flores de la Clerodendrum thomsoniae hacen su aparición durante todo el verano y el otoño, presentándose en densos racimos o panículas que brotan de la parte terminal de las ramas o de la axila de las hojas, de hasta 20 unidades cada una.

MIRA TAMBIEN  Cómo aprovechar las plantas para la limpieza hogareña

Las flores poseen un cáliz blanco que forma cuatro esquinas que se van afinando a medida que se acercan al ápice de donde brota una corola delgada y tubular de color rojo vivo con los estambres y el pistilo muy largos. Muchas plantas también pueden exhibir sépalos rosados, lo que le aporta un mayor colorido y contraste a la planta, aumentando su valor decorativo.

La multiplicación de esta especie puede realizarse por semilla o por esquejes de 10 a 15 centímetros de largo tomados de la punta de los tallos.

Dado su origen tropical, la Clerodendrum thomsoniae es muy exigente en lo que se refiere a la temperatura ambiente, la que no debe ser inferior a los 15 grados centígrados. Por ese motivo también se aconseja ubicar la planta en lugares protegidos del fuerte viento y del frío, cálidos y bien iluminados, aunque debe evitarse emplazarla en sitios demasiados soleados que puedan terminar secándola.

En aquellas zonas climáticas donde se registren temperaturas inferiores a la indicada, se puede cultivar la planta en interiores, pero teniendo cuidado de que reciba la mayor luminosidad posible y se encuentre en un lugar con buena ventilación. Asimismo, es vital que haya un elevado nivel de humedad ambiente, por lo que la tierra debe ser bien regada durante primavera, verano y otoño, mientras que en invierno la cuota de agua debe reducirse, limitándose a sólo a evitar que el suelo se seque.

MIRA TAMBIEN  Cómo proteger las plantas del calor excesivo en el verano

Asimismo, durante la temporada más calurosa del año es aconsejable humedecer las hojas con un rociador.

Clerodendrum thomsoniae: Uso de soportes para sostener y guiar los tallos

Debido a que los tallos de la Clerodendrum thomsoniae no pueden sostenerse por sí mismos, es necesario fijar unos soportes que los ayuden a crecer lo mejor posible, pudiendo recurrirse al empleo de alambres tensados, tutores, el tronco de un árbol, o un enrejado.

clerodendrum thomsoniae1

Éste último método suele ser el más indicado para plantas de tallos menos robustos, recomendándose fijar dicha estructura a listones para que no quede pegada a la pared, logrando así una mejor ventilación, lo que ayuda a reducir el peligro de enfermedades.

Recibe Gratis Nuestros Articulos!

Ruben
Ruben

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *