Menta: cultivo, cuidados y usos medicinales

La menta es una planta herbácea y aromática de la familia de las perennes. Originaria de Asia Central y del Mediterráneo, alcanza una altura de poco más de un metro.

Las hojas son opuestas, de forma lanceolada, las flores tienen 2 labios y cuatro lóbulos y el fruto es una cápsula de hasta cuatro semillas. La hierba de menta es muy utilizada en la industria culinaria (en especial en postres) en cosmética y en golosinas. También es muy utilizada para infusiones (té de menta).

Cultivo, suelo y riego

Su cultivo es fácil, es válida tanto para tierra de jardín como maceta. Es importante tener en cuenta que es una planta invasora y requiere  bastante lugar.
Es apta para todos los climas, incluso los más hostiles, soporta hasta los – 15 º C.
Es recomendable plantarla en suelos ricos en materia orgánica y algo húmedos.
Requiere bastante agua y hay que sembrarla en un lugar de semisombra. En primavera es provechoso aportarle fertilizantes minerales.

Usos medicinales y otros usos

Se emplea en aromaterapia como estimulante. Es descongestiva, digestiva y refrescante. Elimina gases, alivia la acidez estomacal, combate mareos y nauseas.
Por su aroma intenso, es muy buena para las vías respiratorias y problemas pulmonares.
La hierbabuena de la menta se extiende al uso tópico como anti-irritante, analgésico, por su capacidad para calmar el dolor y mejorar el flujo de la sangre.

Recibe Gratis Nuestros Articulos por Correo Electrónico

Dani
Dani

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *