Hisopo de anís: Cultivo, suelos y cuidados

La Agastache foeniculum, hisopo de anís o hisopo gigante azul es una planta perenne de la familia de las mentas originaria de las Grandes Llanuras de América del Norte y dueña de un follaje de exquisita fragancia, que además de servir como elemento ornamental en un jardín son un atractivo seguro para mariposas, colibríes y abejas.

hisopo anis_1

Esta planta perenne puede crecer hasta alcanzar entre 60 y 120 centímetros de alto y los 40 centímetros de ancho, presenta hojas con forma cordada a lanceolada, bordes dentados, pecíolos cortos, y color verde apagado en la parte superior y un tono blanquecino en la inferior.

La floración se produce en verano y otoño, con pequeñas flores de color lavanda o azul-violeta agrupadas en espigas. Curiosamente, las mismas no emiten olor floral, siendo sus hojas las que producen un rico aroma a anís si se las aplasta. Esta característica hace que se las utilice como condimento, infusión, ensalada o popurrí. Incluso los pueblos originarios de América del Norte recurrían a estas plantas para el tratamiento de heridas, fiebre, diarrea y tos.

Para el cultivo del hisopo de anís en el hogar se puede recurrir a la siembra de semillas a principios de la primavera en suelos francos, franco-arcillosos o que contengan algún material rocoso. En todos los casos, esta especie se desarrolla mejor en aquellos sustratos con pH ácido, neutro o alcalino.

También se puede recurrir a la multiplicación por rizomas que se obtienen de la división de la planta en primavera u otoño, siendo esta última estación también adecuada para la recolección de semillas.

Es conveniente ubicar estas plantas en lugares donde reciban sol pleno o sombra parcial.

Crecen muy bien en terrenos húmedos, aunque un buen drenaje es esencial, sobre todo en invierno. Como integrante de la familia de las mentas, puede tolerar los suelos secos, aunque tienen una mejor floración si se las somete a una frecuencia regular de riego. También son resistentes a las sequías, sufriendo únicamente la pérdida de las hojas inferiores desde el tallo central.

Hisopo de anís: Usos, plagas y enfermedades

En jardinería, los ejemplares de hisopo de anís suelen plantarse en bordes, jardines de flores silvestres o de hierba, o en jardines de mariposas.

hisopo anis_2

Si se desea promover una floración adicional, es conveniente arrancar las flores muertas.

Por lo general, esta especie de planta no sufre serios ataques de plagas o enfermedades, siendo la pudrición de las raíces la principal amenaza en aquellos casos en que el suelo no está bien drenado y se producen encharcamientos. La excesiva humedad también puede favorecer la aparición de otros males, como el oidio y la roya.