Cómo armar espacios decorativos con suculentas

La decoración con suculentas está absolutamente en boga en estos días en una diversidad amplia de estilos y gustos. Estas plantas que se adaptan perfectamente a los interiores, pueden representar adornos vivos delicados, románticos, rústicos, vintage y hasta modernos, siempre y cuando se elijan adecuadamente los recipientes y las combinaciones entre las diversas plantas.

suculentas para decorar

Además de ser atractivas, estas plantas tienen varias ventajas a la hora de su mantenimiento. Entre ellas, la de durar mucho tiempo, sobre todo comparándolas con las flores; necesitar un mínimo de riego; y poseer raíces reducidas, lo cual les facilita habitar en pequeños recipientes decorativos.

Cómo usar suculentas para decorar

Entre las suculentas se incluyen especies como el cactus, en todas sus variantes, el aloe vera, y muchas otras plantas con la particularidad de retener el agua en sus hojas. Una vez elegida la maceta, que puede ser cualquier recipiente que consideres decorativo o a tono con tu decorado, deberás llenarla con tierra para cactus, o tierra con un 25 % de arena.

En caso de que el contenedor sea pequeño, es preciso informarse sobre el proceso de crecimiento de la suculenta elegida. Si bien la mayoría se mantiene en tamaños pequeños, como las del género Haworthia, en otros casos se deberá considerar un recipiente que permita a la planta crecer un poco más.

Una vez plantada, se puede cubrir la tierra con piedras decorativas, ya sean piedritas de colores pintadas artificialmente, o piedras naturales.

Algunas suculentas, como el aloe vera, son opciones agradables para decorar espacios como la cocina o el baño. El aloe vera es una planta curativa, que alivia quemaduras y picaduras de insectos, pero además se usa como componente de belleza en muchos tratamientos.

Otra idea para decorar con plantas suculentas es utilizando las de variedad trepadora, como la Rhipsalis, la Sedum Morganianum o la Senecio Jacobsenii. Estas variedades son muy coloridas, por lo que se tornan una excelente opción para realzar un rincón de la casa.

Conservación de las suculentas

Para cuidar a las suculentas no hay muchos secretos. Basta con procurarles mucha luz del sol. En cuanto al riego, deben recibirlo cada tres semanas en caso de estar dentro de la casa. Si están en el exterior, el riego debe realizarse dos o tres veces por semana.

En algunos casos, las suculentas requieren de un rociado periódico de agua en sus hojas para crecer con mayor vigor.

RECIBI GRATIS NUESTRAS NOTICIAS