Malas hierbas, herbicida ecológico para acabar con ellas

El uso de un herbicida ecológico es muy recomendable para acabar con las malas hierbas del jardín, las que en verdad son un incordio para quienes realizan tareas de jardinería, y eliminarlas suele ser bastante tedioso, y además costoso si se recurre a agentes químicos.

En este artículo vamos a ver herbicidas ecológicos que acaban con las malas hierbas de forma sencilla y rápida, sin comprometer el resto de las plantas ni contaminar el suelo.

Si no quieres quitar las malas hierbas arrancándolas de raíz, ya que este trabajo es denso, rutinario y extenuante, puedes probar algunas soluciones prácticas y caseras.

Soluciones simples para acabar con las malas hierbas

Agua hirviendo, herbicida ecológico

Básicamente es echar agua hirviendo sobre las malas hierbas que se quieren eliminar, un recurso practico para acabar con aquellas que crecen en grietas del suelo, o bien en superficies grandes en donde después se quiere volver a sembrar algo y conviene evitar la contaminación del suelo con herbicidas.

Lógicamente solo se debe aplicar sobre las plantas que se quieren erradicar, y evitar que el agua caliente caiga sobre otras ya que las mataría también.

Quemar las malas hierbas

El aplicar calor de forma directa sobre las malas hierbas hace que se marchiten y mueran. Para este trabajo se emplean herramientas que permiten aplicar la llama de forma directa y segura, pero siempre hay que tener especial cuidado si la zona es propensa a incendios.

Sal, poderoso herbicida ecológico

El cloruro de sodio, básicamente la sal de mesa, es un herbicida poderoso que evita que crezcan las malas hierbas.

Hay que tener especial cuidado, ya que si no se la aplica de forma adecuada puede evitar que crezca cualquier planta en el suelo donde fue diseminada. Solo se esparce con un spray sobre las hojas de las plantas que se quieren quitar, en forma de solución (1 parte de sal, 8 de agua caliente, y una parte de jabón liquido).

Vinagre

El vinagre blanco ayuda a eliminar malezas, ya que el ácido acético mata las hierbas. El de uso culinario es más que suficiente para esta labor.

Se lo aplica mediante pulverización sobre las hojas de las malezas procurando que no caiga al suelo. El adicionarle un poco de jabón líquido hace que el vinagre se adhiera mejor a las plantas.

Sal y vinagre contra malas hierbas

Un herbicida ecológico y muy poderoso es el que se realiza combinando una taza de sal con tres litros de vinagre, se pulveriza la solución sobre el follaje de las malezas. El agregado de jabón líquido hace que sea más efectivo ya que se adhiere a las hojas.

Estas soluciones ecológicas ayudan a mantener a raya las malezas que no deseas tener en tu jardín, sin acarrear el riesgo de contaminación alguna como sucede con los herbicidas químicos.

Estos últimos pueden contaminar las napas de agua, la tierra y además son tóxicos para animales y personas, por lo que no es aconsejable su uso a menos que sea estrictamente necesario.

Fuente: Jardineros profesionales

Foto: Pixabay

RECIBI GRATIS NUESTRAS NOTICIAS