Orquídeas: Cultivo y cuidados del Cymbidium

El Cymbidium es el género de orquídeas más cultivado en todo el mundo, gracias a que sus ejemplares pueden criarse con facilidad y a la larga duración de sus hermosas flores. En primer lugar, debe aclararse que existen dos tipos principales de Cymbidiums: normales y miniaturas, siendo estas últimas las más tolerantes al calor, por lo que resultan adecuadas para aquellas zonas donde se registran noches de verano muy cálidas (por encima de 21º C).

Tower-of-Fire-Sunset-Flame_Heidi-Kirkpatrick

Hablando de temperaturas, las mayoría de las orquídeas Cymbidium pueden desarrollarse adecuadamente en un ambiente donde el termómetro registre marcas entre 19 a 29 °C durante el día, y entre 10 a 17 °C por la noche. Si hace demasiado frío es mejor trasladarlas al interior de la casa o protegerlas de la escarcha. Si hace demasiado calor, simplemente deje la planta en la sombra, pulverizándola con agua.

Para conseguir que una planta florezca debe estar al exterior en las noches frescas de verano-otoño. Cuando la planta está floreciendo no conviene moverla al interior hasta que todas las flores estén abiertas, porque si no los botones se caerían prematuramente. Asimismo, cuando la planta está dentro de casa durante la temporada invernal, es importante rociar las hojas en la tarde o al iniciar la noche, para que registre una diferencia de temperatura que ayude a inducir a los brotes florales para la siguiente primavera.

MIRA TAMBIEN  Tulipanes: época de siembra, riego y cuidados

Durante la temporada de crecimiento en primavera, verano y otoño, las Cymbidiums deben tener la mayor cantidad de horas de luz solar filtrada posible (aunque no a pleno sol). Se puede saber si la planta está recibiendo la correcta iluminación cuando el follaje presenta un color verde medio (golden-green), mientras que las hojas verde oscuro indican que no está recibiendo suficiente luz.

Ahora bien, si el follaje de una Cymbidium presentan tonos amarillentos pálidos o manchas negras, es señal de que hay una excesiva exposición a la luz.

Estas orquídeas se cultivan con mayor frecuencia en macetas de diferentes dimensiones, aunque también se pueden cultivar en camas elevadas en el suelo. En cualquier caso, el medio de cultivo debe tener un buen drenaje y enriquecido con compost para macetas.

MIRA TAMBIEN  Clavelón (Zinnia angustifolia): Cultivo, riego y cuidados

cymbidium_1

Para las tareas de abonado, se puede recurrir a cualquier fertilizante de orquídeas equilibrado (20-20-20), y conviene  abonar cada dos semanas en primavera y verano para ayudar a un buen crecimiento y desarrollar un mayor número de botones en el otoño. A finales del invierno y el otoño se le puede aportar nutrientes una vez cada tres semanas y una vez al mes a mediados del invierno.

Recibe Gratis Nuestros Articulos!

Ruben
Ruben