La Lantana camara: Características, cultivo y cuidados

Debido a su atractivo, su resistencia a condiciones ambientales adversas y su gran capacidad de propagación, la Lantana camara es una especie muy conocida en jardines y macetas en distintas partes del planeta.

Esta planta de porte arbustivo es nativa de las regiones tropicales y subtropicales de México, América Central y América del Sur, y se aprovecha para dar un interesante toque de color a cercos vivos o como ornamental en interiores e invernaderos.

Muchas especies de mariposas se alimentan con el néctar de la Lantana camara (Foto: Quartl)

La Lantana camara es un arbusto muy ramificado que puede crecer rápidamente hasta alcanzar entre 50 y 200 centímetros de alto. Posee un tallo cuadrangular de textura áspera con pequeñas y delgadas espinas en algunos cultivares. Sus hojas son simples, con margen dentado y rugosas al tacto.

La parte más atractiva de esta especie es su inflorescencia que se presenta en densas espigas cilíndricas. En un principio luce un color amarillo anaranjado y luego adquiere un tono rojizo en su madurez.

Los ejemplares de Lantana camara suelen florecer en primavera, verano y otoño. Su fruto es una drupa similar a una baya que pasa de verde a púrpura oscuro cuando madura y su ingesta puede resultar en daños graves en el tracto digestivo

Estas plantas se caracterizan por ser resistentes a plagas y enfermedades, por su baja demanda de agua y una buena tolerancia al calor extremo. Pueden ser tratadas como anuales o perennes, dependiendo de la región y el tipo cultivado.

La Lantana camara crece y se desarrolla muy bien en un lugar soleado y con un suelo bien drenado y ligeramente ácido.

La época más adecuada para su plantación es la primavera, una vez que ha pasado el peligro de las últimas heladas. Su crecimiento inicial puede ser lento porque prefiere las temperaturas elevadas, pero a medida que el calor aumente su crecimiento será más rápido y abundante.

Lantana camara: Riego y poda

Los especímenes de Lantana camara recién plantados necesitan un riego frecuente. Una vez establecidas no precisan mucho mantenimiento, necesitando un riego profundo sólo una vez a la semana.

Es importante evitar la acumulación excesiva de agua, ya que el aumento de humedad del suelo puede terminar pudriendo las raíces de la planta.

Para fomentar nuevas floraciones en la Lantana camara se recomienda cortar las flores o puntas muertas periódicamente.

La poda regular de esta especie generalmente tiene lugar durante la estación primaveral. Aquellas plantas con mucho crecimiento también pueden someterse a una poda de reducción de un tercio de su volumen para ganar más fuerza y ganar un aspecto renovado.

RECIBI GRATIS NUESTRAS NOTICIAS