Flores comestibles para cultivar en casa

Los alimentos que consumimos responden, entre otras cosas, a mandatos culturales, posibilidades  de producción, distribución, etc. Pero la realidad es que la madre naturaleza nos ofrece un abanico más amplio de nutrientes que podemos aprovechar, y dentro de este menú natural se encuentran las flores comestibles.

Las flores han sido usadas en la gastronomía de diversas cultivas por siglos, rosas, violetas, malvas, flor de loto, magnolias, crisantemos, azahares y jazmines son algunos ejemplos.

Premisa: no todas las flores son comestibles, y en la moderación está el secreto

Si bien esta norma es más asociada a los hongos, también hay que tenerla en cuenta a la hora de elegir las flores que vayamos a consumir.

No se puede comer cualquier flor, algunas son altamente tóxicas, y otras contienen sustancias que pueden ser perjudiciales para personas con algún problema de salud. Antes de consumir una flor, siempre hay que verificar que sea apta.

Algunas flores solo pueden consumirse en pequeñas cantidades, como por ejemplo el caso de la flor de manzana, Malus, que posee precursores de cianuro, o la viola tricolor que contiene saponina.

Por otra parte hay que tener en cuenta los efectos que produce la ingesta de algunas flores, no porque sean nocivos sino porque para ciertos casos son contraproducentes. Las flores de borraja officinalis y la flor de azucena son diuréticas, y la aspérula dulce tiene efectos anticoagulantes.

La flor del tilo es segura si se la consume de forma esporádica y en poca cantidad, ya que un abuso puede acarrear efectos perjudiciales para el corazón.

Flores comestibles vs semillas

En una planta, la parte que menos compuestos químicos tóxicos tiene es la flor, mientras que las semillas poseen muchísima más cantidad. Es por ello que algunas flores pueden comerse con seguridad, y en cambio sus semillas no son aptas para consumo humano.

Flores comestibles que puedes cultivar en casa

Viola

Violetas, violas

Hermosas y ornamentales, también son deliciosas, sobre todo para preparados en las que se coloquen frescas o en productos de pastelería, ya sea para decorar u hornear.

También se pueden consumir secas, cristalizadas y confitadas.

Se cultivan tranquilamente en macetas, y se reproducen por semilla o estolones.

Capuchina

Capuchinas o Taco de reina

Tanto las flores como las hojas son comestibles. Se utilizan mucho en platos frescos como las ensaladas, ya que de este modo no solo se aprovecha su sabor, sino su atractivo color.

Es importante destacar que las semillas de esta planta son toxicas, poseen glucosinolatos y trierucina. Las flores son seguras siempre y cuando no se consuma una excesiva cantidad.

Caléndula

Caléndula

Es una flor comestible y muy decorativa en todo tipo de platillos. Se la cultiva con facilidad ya que se adapta a todo tipo de suelos siempre que estén bien drenados.

Es considerada un sustituto del azafrán, se la puede consumir fresca o cocida.  También tiene usos medicinales.

Acmella oleracea, foto Wikimedia

Acmella oleracea, botón de sechuan o flor eléctrica

Pertenece al a familia de Asteraceae, es una planta menos conocida, al consumirla fresca da una sensación muy peculiar en la boca, ya que primero se percibe como una ligera “explosión” y después una sensación de adormecimiento.

Sus usos medicinales justamente aprovechan el efecto anestésico, que se va si se la somete a deshidratación.

Flor de cebollino

Flor de cebollino o ciboulette

Tiene el sabor típico de esta planta, por lo que va de maravillas con preparaciones saladas, ensaladas, guisos, carnes, pescados, etc.

Su color violáceo hace que sea muy atractiva, y no solo aporte sabor y aroma, sino también color.

Flores de calabaza

Flores de calabaza

De suave sabor dulzón, se la emplea en muchas preparaciones, tanto dulces como saladas, aunque la receta más popular es empanada y fritas.

Lo ideal es recolectar las flores machos una vez que se ha producido la polinización, o haberla realizado de forma manual, para evitar perder los frutos que surgen de las flores hembra.

Begonias

Begonias

Hay infinidad de variedades de begonias, su sabor es algo ácido y dulzón, lo que las hace aptas para todo tipo de recetas.

Clavel de poeta

Clavel de poeta

De sabor dulce que va muy bien en postres, panificados de pastelería y ensaladas.

Flor de azahar

Flor de azahar

De aroma encantador, esta flor posee toques dulces por lo que es la preferida en preparaciones de heladería, panadería y pastelería, pero también queda muy bien en ciertos platos cárnicos.

Flor de jazmín

Flores comestibles de jazmín

Muy empleada para hacer infusiones, también se puede usar para preparaciones dulces y saladas ya que les aporta de un aroma sin igual.

La lista es más extensa, en próximos artículos seguiremos viendo mas flores que podemos consumir y aprovechar. ¡No te lo pierdas!

Fuente: Agromatica

Fotos: Pixabay

RECIBI GRATIS NUESTRAS NOTICIAS