Espino blanco: Multiplicación, cultivo y cuidados

El espino blanco o Crataegus monogyna es un arbusto o árbol caduco de la familia de las rosáceas muy utilizado en jardinería para la formación de setos protectores, ya que sus espinas y ramaje cerrado lo convierten en una barrera prácticamente impenetrable para personas y animales. Gracias a la belleza de sus flores y frutos, también pueden tener un buen uso ornamental, ya sea cultivando un ejemplar aislado como árbol de sombra o disponiendo unos cuantos en hilera.

espino blanco 1_Eugene Zelenko

La floración de esta planta se traduce en racimos de flores blancas y fragantes que hacen su aparición a mediados de primavera. Las mismas contienen ingredientes activos que se consideran beneficiosos para la regulación de la presión arterial  o el tratamiento de enfermedades cardíacas.

El método de multiplicación más difundido, seguro y sencillo del espino blanco es a través de la siembra de semillas durante un período de tiempo que se prolonga desde mediados del otoño hasta los últimos días del invierno.

Las semillas pueden obtenerse en viveros o directamente de los frutos que aún se encuentren verdes. Para ello, se los sumerge en agua tibia durante algunos días para retirarle la pulpa y luego almacenar las semillas una bolsa con turba y arena que se depositará en la heladera hasta la llegada de la temporada de siembra.

La técnica de reproducción por esquejes no siempre arroja buenos resultados cuando se trata del espino blanco, aunque los más osados pueden probar con tomar las ramas del crecimiento del año durante la primavera, o bien aprovechar los gajos leñosos durante la época otoñal. Los esquejes deben tener pocas hojas y un largo de 10 centímetros, aproximadamente, y se los coloca en tierra o arena después de haber sido embebidos en alguna hormona de enraizamiento.

En el caso de las estacas obtenidas en primavera, es importante que crezcan a la sombra y protegidas de la deshidratación, al menos hasta llegar a mediados de otoño. Para eso se les puede colocar una cobertura plástica a modo de túnel de medio metro de altura con vaporizadores que mantengan la humedad.

Otro método de multiplicación del espino blanco es a través de injerto de escudete o de yema durante el verano.

Espino blanco: Temperatura, luz y suelo

En cuanto a sus requerimientos climáticos, de iluminación y suelo, debe destacarse que esta planta ha desarrollado una gran resistencia a las temperaturas extremas, soportando tanto heladas como sequías, y puede crecer sin problemas en cualquier jardín con tierra fresca, profunda y húmeda, con exposición a pleno sol o a media sombra.

espino blanco 2

El espino blanco, cuando se utiliza en la creación de setos o cercos, requiere ser sometido a poda de mantenimiento en el verano, una vez terminado el período de floración.

RECIBI GRATIS NUESTRAS NOTICIAS

Un pensamiento en “Espino blanco: Multiplicación, cultivo y cuidados

Los comentarios están cerrados.