Cómo abonar la tierra con gramíneas, leguminosas y crucíferas

Capaces de aportar nutrientes de manera natural y sostenible a la tierra, las plantas de las familias de las gramíneas, leguminosas y crucíferas son el cabal ejemplo de que la naturaleza es sabia. Se trata de especies como el brócoli, los guisantes o el centeno, que además de dar frutos y habitar la huerta, sirven, una vez cumplido su ciclo, para abonar la tierra con minerales, como sustrato orgánico. A continuación, consejos para emplear gramíneas y crucíferas en tu huerta, y usarlas para enriquecer el suelo ecológicamente.

abono ecologico

Las plantas que abonan la tierra de manera natural, no sólo enriquecen el suelo durante su proceso de crecimiento y floración; su modo de otorgar nutrientes continúa una vez secas, y se multiplica al ser troceadas para esparcirlas como abono. Gracias a las gramíneas y crucíferas, se puede incrementar la fertilidad de los suelos, y rejuvenecer el sustrato de forma natural y sustentable.

Tratamiento para empleo como abono de gramíneas y crucíferas

Ante todo, que la planta se desarrolle por completo y alcance un crecimiento máximo. El modo de proceder es sencillo, se trata de segarla una vez desarrollada y luego dejar que seque sin moverla de su sitio. El secado total de la planta suele precisar de una o dos semanas, aproximadamente. Una vez seca, se quita la planta de la tierra y se la tritura. Las hojas trituradas se aplican a la tierra gracias a un sistema de arado.

MIRA TAMBIEN  Cómo preparar abono foliar orgánico fermentado "Supermagro"

Incorporar plantas de cultivo para abono de la tierra resulta así ecológico y sostenible, y brinda beneficios preciosos a la huerta. Los aportes que se da a la tierra mediante este proceder natural suelen superar con mucho a los beneficios de los abonos y fertilizantes químicos. Este modo de enriquecer la tierra ayuda a renovar permanentemente el terreno, impidiendo que se desgaste y se haga dependiente de un sólo vegetal.

Plantas que sirven como abono natural en el huerto

Las gramíneas: el trigo, el centeno, la avena, son algunas de las plantas de esta gran familia, conocida también como poáceas. Además, las fabáceas o leguminosas también sirven como abono mediante arado; entre ellas: los guisantes, la soja, la alfalfa, las habas y los garbanzos. El grupo de las bracicáreas o crucíferas es otro de los que debe tenerse en cuenta para renovar el sustrato y rejuvenecer el suelo.

MIRA TAMBIEN  La acelga: Propiedades y cultivo

Además de abonar la tierra con plantas de cultivo, se pueden tener en cuenta otros abonos orgánicos, como el compost o el mulching, entre otros. Como decimos habitualmente, la agricultura orgánica es necesaria, y cada vez más, en el planeta. Todo suma, aun si se trata de un pequeño huerto: el ejemplo se multiplicará, es preciso que lo haga.

 

 

Recibe Gratis Nuestros Articulos!

Cristian
Cristian

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *