Roya: Cómo combatir una enfermedad de jardín devastadora

La roya es una enfermedad provocada por hongos que se manifiesta principalmente en las hojas de distintas plantas que van desde especies de jardín hasta árboles frutales, que presenta síntomas fácilmente detectables y que puede ser prevenida y combatida con una variedad de recursos químicos y naturales.

Foto: Howard F. Schwartz/Colorado State University
Foto: Howard F. Schwartz/Colorado State University

Por lo general, y sobre todo en las plantas de jardín, la roya suele manifestarse a través de esporas agrupadas en pequeños abultamientos rojizos, anaranjados  o marrones en el envés (parte inferior) de la hoja,  aunque también suelen aparecer en los tallos en forma de ampollas de color amarillo naranja o marrón oscuro.

Una vez que esta enfermedad aparece, y si no se toman las medidas para detener sus efectos, la planta pierde follaje, se debilita y muere.

De allí la importancia de llevar adelante una observación periódica de las plantas que adornan nuestro jardín, a fin de detectar tempranamente la presencia de estos hongos, además de tomar algunas medidas profilácticas que prevengan su aparición.

Dado que la cura de las hojas afectadas por la roya es muy difícil, lo mejor es disminuir los riesgos de infección por el exceso de humedad, de allí que resulta recomendable colocar las plantas bien separadas para permitir una mejor ventilación y evitar los sistemas de riego por aspersión o nebulización, ya que los mismos humedecen en demasía las hojas, creando las condiciones óptimas para el desarrollo de hongos.

También resulta conveniente disponer de un buen drenaje que evite la creación de un entorno húmedo, cálido y estancado que pueda favorecer la aparición de la roya.

Este girasol evidencia los estragos de la roya. (Foto:  Howard F. Schwartz/Colorado State University)
Este girasol evidencia los estragos de la roya. (Foto: Howard F. Schwartz/Colorado State University)

Productos químicos y naturales para combatir la enfermedad

En el campo de los recursos químicos contra la roya se pueden utilizar como medidas preventivas las pulverizaciones con fungicidas sistémicos como la Triforina o la Oxicarboxina, que también tienen acción curativa (en las primeras etapas)  y se pueden pulverizar en pequeñas cantidades y con menos precisión, ya que la propia planta se encarga absorberlos y distribuirlos  por la savia.

Respecto de los productos con Oxicarboxina, ha que tener cuidado en no excederse en su aplicación, ya que los sobrantes pueden caer en el suelo y ser absorbidos por las raíces, causando la aparición de manchas cloróticas (amarillentas) en las hojas de algunas especies florales.

Para prevenir la roya también puede recurrirse a las aplicaciones de sulfato de cobre, ya sea mezclado con hidróxido amónico como mezcla de Burdeos (también conocido como «Caldo Bordelés») y con carbonato amónico como Compuesto de Nuez.

Para quienes prefieren métodos más naturales para combatir esta enfermedad, existe la opción de los «fungicidas ecológicos», como las infusiones de cola de caballo o manzanilla.

La decocción de cola de caballo (Equisetum arvense) se prepara macerando un kilogramo de planta fresca en 10 litros de agua, se deja reposar y luego se aplica sobre el suelo y las plantas. En cuanto a la manzanilla, se aconseja remojar 250 gramos de flores en un litro de agua, dejar reposar y aplicar.

Para evitar la propagación de la roya, también es necesario quemar las hojas, tallos y ramas infectados.

Recibe Gratis Nuestros Articulos!

Ruben
Ruben