Consejos de seguridad a la hora de usar pesticidas en un jardín

Si bien durante los últimos años se ha registrado una mayor tendencia de los consumidores a utilizar técnicas y medios más ecológicos para prevenir y combatir la aparición de plagas y enfermedades en jardines y huertos, existen ocasiones en que se necesita recurrir, como último recurso, al empleo de pesticidas cuyas características tóxicas representan un peligro potencial para la salud de los habitantes de la casa, de sus mascotas, e incluso de las propias plantas.

Crédito: John Porter
Crédito: John Porter

En primer lugar, es necesario aclarar que productos entran en la categoría de pesticida: Se trata de todo producto natural, orgánico o sintético que se utiliza para controlar, prevenir, eliminar, contener o repeler plagas y enfermedades que amenacen a las plantas. Por este motivo, quedan comprendidos dentro de esta definición los siguientes ítems:

  • Insecticidas (contra los insectos)
  • Acaricidas (contra los ácaros)
  • Molusquicidas (contra caracoles y babosas)
  • Rodenticidas (contra roedores)
  • Herbicidas (contra malezas y otras plantas invasivas)
  • Fungicidas (contra hongos)

Dada la toxicidad que presentan todos estos productos , es importante seguir las siguientes recomendaciones:

Identificar correctamente la causa del daño:

Este paso es importante para determinar si es necesario recurrir a un pesticida para enfrentar el problema, o si el mismo se puede solucionar apelando a otro tipo de prácticas, como una poda correcta, un mejor plan de fertilización, resembrar con especies resistentes a plagas y enfermedades,  mejorar la exposición al sol, proteger el suelo con acolchado u otra clase de cobertura, utilizar trampas contra las plagas, utilizar plantas o insectos benéficos para el jardín o huerto.

En última instancia, determinar con precisión al causante del ataque servirá para identificar el pesticida más adecuado para combatirlo.

Leer detenidamente las etiquetas:

Esas «letritas» impresas en los envases no son un elemento decorativo, sino que están para leerse con atención. Se trata de información vital para saber si se trata del pesticida correcto para tratar la plaga o enfermedad que ataca a un jardín, y también permite determinar si es adecuado para el tipo de planta o lugar que se va a tratar. Por ejemplo, al leer la etiqueta se podrá conocer si el producto es apto para su uso en una huerta o si sólo puede aplicarse a plantas ornamentales, o si el mismo se debe utilizar en ambientes interiores o exteriores.peligro pesticida

La información contenida en el exterior de los envases de pesticidas también es útil para identificar los productos menos nocivos para los seres humanos y plantas, además de brindar las instrucciones para su uso correcto y seguro.

Evitar que los pesticidas contaminen cursos de agua:

Los pesticidas pueden escurrirse hacia alcantarillas y cursos de agua por efecto de distintos patrones climáticos, por ello es importante evitar su aplicación momentos antes de una lluvia o cuando corra viento. Tampoco deben verterse en alcantarillas, fregaderos o inodoros.

Estos productos deben aplicarse sobre las plantas o la tierra, nunca sobre superficies duras (aceras, pisos o soleras de cemento, etc.) desde donde puedan escurrirse con más facilidad.

Uso de pesticidas en un jardín: Mantenerlos fuera del alcance de los niños

Para que un niño no tenga  contacto con los pesticidas, es importante guardarlos en sitios que se cierren con cerrojos o llave, manteniéndolos en su envase original para que no sean confundidos con agua, jugos o alimentos.

pesticiding garden

Es importante tener en cuenta que la ingesta directa no es la única forma en que un niño puede intoxicarse con un pesticida, sino que también puede tomar contacto con el mismo cuando gatean o juegan en lugares que han sido tratados con dichos productos.

RECIBI GRATIS NUESTRAS NOTICIAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *