Plantas acuáticas: Anubias gracilis

Originaria de África Occidental, principalmente de Sierra Leona y Guinea,  la Anubias gracilis es una especie acuática atractiva y resistente que se utiliza principalmente como ornamento vegetal de fondo en acuarios pequeños y medianos, aunque también puede cultivarse en macetas u otros contenedores.

Esta es una planta robusta de crecimiento lento que, cuando se siembra en acuarios, puede alcanzar un altura máxima de 20 a 60 centímetros. Desarrolla tallos largos poblados con hojas con forma de triángulos o picas de 5 a 10 centímetros de largo y con una rica coloración verde, características que en su conjunto la convierten en una especie muy elegante y atractiva.

La Anubias gracilis se propaga fácilmente a partir de rizomas, los que se dividen en pedazos para que cada uno de ellos forme una nueva planta. Ésta crece mejor cuando está parcialmente sumergida y cuando no está amontonada con otras plantas, por lo que conviene dejar espacio alrededor de cada espécimen para darle el espacio necesario para su crecimiento.

MIRA TAMBIEN  Totora (Typha latifolia): Características, cultivo y cuidados

Los ejemplares de esta especie pueden crecer como epifitas en piedras, cuevas o trozos de madera, o plantarse directamente en el sustrato inferior del contenedor. En este último caso, y sobre todo cuando se están agregando al estanque por primera vez, se debe tener cuidado de no enterrar completamente los rizomas de los que crecen las hojas y las raíces, ya que de lo contrario la planta se pudrirá y morirá.

Cuando se cultiva sumergida en un acuario, esta planta tiende a mantenerse mucho más pequeña que la forma emergida o en maceta, donde puede crecer hasta alcanzar un tamaño considerable.

Para un mejor crecimiento y desarrollo, la Anubias gracilis requiere un sustrato suelto (grava fina, preferiblemente), rico en nutrientes (el hierro es fundamental para esta planta), y prefiere un rango de temperatura del agua de 20 a 30°C y un pH recomendado para esta especie de 5.6 a 8.

MIRA TAMBIEN  Plantas acuáticas: El camalote o jacinto de agua

Por otro lado, si bien es muy agradecida si se expone a niveles de iluminación bajos a medianos, tiene la capacidad de adaptarse sin muchas dificultades a todos los niveles de luz presentes en cualquier acuario o estanque.

Facilidad de cuidados de la Anubias gracilis

Gracias a su habilidad para asimilarse a distintas condiciones ambientales la Anubias gracilis resulta una planta bastante fácil de cuidar en una pecera. La composición química del agua no suele ser un problema para su crecimiento y sólo se debe mantener una fertilización periódica, ya que es una especie muy demandante de nutrientes.

Otra ventaja que ofrece esta especie es que prácticamente no necesita ser sometida a podas.

Recibe Gratis Nuestros Articulos!

Ruben
Ruben

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *