» » Técnicas de reproducción asexual: El acodo aéreo

Técnicas de reproducción asexual: El acodo aéreo

0


El acodo aéreo es uno de los métodos más seguros para obtener especímenes nuevos desde parte de una planta madre, siempre y cuando está se encuentre saludable.

Se trata de una técnica de reproducción agámica o asexual a través de la cual se busca estimular el desarrollo de raíces en tallos y ramas unidas a la planta original, y su ventaja principal radica en que las nuevas plantas no se separan de su madre hasta que no enraicen y estén en condiciones de bastarse por sí solas.

Técnicas de reproducción asexual: El acodo aéreo

acodo aereo

El método del acodo aéreo se puede aplicar a diferentes especies, tanto de hojas caducas como perennes, siendo la mejor época para llevarlo a la práctica la primera mitad de la primavera, cuando las plantas caducifolias comienzan a despertar de su período de letargo y las perennifolias aceleran su crecimiento y desarrollo.

El acodo aéreo consiste en estimular la formación de raíces sobre una rama que se encuentra a cierta altura de la planta, colocándole el sustrato sobre la parte que se ha preparado para que se acumulen las sustancias que estimularán el brote y crecimiento de las nuevas raíces.

Para acodar, se debe seleccionar una rama sana y vigorosa, que contenga todas sus hojas, esté en una posición de fácil acceso y, si es posible, en el área menos visible de la planta para no afectar su estética general.

A continuación, se quitan las hojas de los nudos anteriores y posteriores del sitio donde se hará la incisión. Ésta puede consistir en la extracción de un anillo de corteza o en un breve corte en la parte basal de la rama.

El siguiente paso consiste en atar debajo del nudo basal un trozo de polietileno transparente junto con otro pedazo de film plástico negro que irá cubriéndolo en el exterior, ambos del tamaño adecuado para contener el sustrato contenido en un puño.

acodo aéreo1

Una vez atados en la parte inferior, se abren ambas capas para formar un cono y se lo rellena con el sustrato, el que queda totalmente envuelto cuando se cierra la parte superior de la bolsa, atando primero el polietileno transparente y luego el oscuro.

El hecho de que los plásticos se aten por separado obedece a la necesidad de verificar el desarrollo de las raíces del acodo aéreo. Para ello basta con desatar la parte superior del film negro y correrlo un poco para ver por debajo del transparente sin peligro de que se caiga el sustrato.  Asimismo, la capa oscura sirve para estimular el crecimiento del tejido radicular por la falta de luz.

Si bien al estar totalmente cerrado se asegura una buena conservación de la humedad, en caso de que se necesite regar el sustrato del acodo aéreo se podrá recurir a una jeringa con la cual se introducirá el agua por el extremo superior.

Una alternativa a la envortura de polietileno puede ser el uso de botellas plásticas cortadas u otro tipo de envase del mismo material.

Acodo aéreo: Separación de la nueva planta

Una vez que se ha verificado el crecimiento y expansión de las raíces de manera que se vean adheridas al polietileno transparente, se puede separar la nueva planta cortando por la parte inferior de la atadura. A continuación, y en un sitio sombreado, se procede a abrir el envoltorio plástico y se planta el gajo enraizado en una maceta que pueda contener de cuatro a cinco veces el volumen del sustrato del acodo aéreo.

La planta deberá permanecer en el recipiente por un período mínimo de dos meses antes de ser trasplantada a su lugar de cultivo definitivo.




Articulo por Ruben | Categorizado en Plantas | 29-07-2016




Puede Interesarte



Busca en nuestro sitio



, , , , , , , , ,


Deja tu comentario en Técnicas de reproducción asexual: El acodo aéreo