» » Hortensia trepadora (Hydrangea petiolaris): Cultivo, riego y cuidados

Hortensia trepadora (Hydrangea petiolaris): Cultivo, riego y cuidados

0


La hortensia trepadora (Hydrangea petiolaris) es una especie de hortensia nativa de los bosques de Japón, la Península de Corea y el Extremo Oriente de Rusia, utilizada principalmente con fines decorativos sobre muros de mampostería, enrejados y cercas.

Es un arbusto sarmentoso y leñoso, capaz de crecer hasta alcanzar de 9 a 15 metros de altura y de 2 a 2,5 metros de ancho. En sus hábitats nativos asiáticos, trepa sobre árboles y paredes rocosas valiéndose de pequeñas raíces aéreas que brotan de sus tallos.

Hortensia trepadora (Hydrangea petiolaris): Cultivo, riego y cuidados

Las hojas de la hortensia trepadora con caducas, miden de 5 a 11 centímetros de largo por 3 a 8 centímetros de ancho, tienen forma acorazonada, con margen toscamente serrado y ápice agudo.

Las flores se producen en corimbos de 15 a 25 centímetros de diámetro en la mitad del verano; cada uno de aquellos incluye un pequeño número de flores blancas estériles periféricas de 2,5 a 4,5 centímetros de ancho, y numerosas flores fértiles de color blanco tiza y de hasta 2 milímetros de diámetro. El fruto de esta especie es una cápsula seca con forma de urna de unos 5 milímetros de diámetro que contiene varias pequeñas semillas aladas.

La hortensia trepadora demora más en crecer que otras especies, pero la espera puede valer la pena cuando finalmente se pueden apreciar los atractivos racimos de flores ornamentando la pared durante la primavera y el verano.

La ubicación más recomendada para esta especie será aquella que le permita recibir el sol en la mañana y sombra en la tarde. Sin embargo, también puede crecer y desarrollarse en zonas de sombra densa, con poco o nada de sol.

Debe tenerse en cuenta que las pequeñas raíces aéreas que enganchan a esta hortensia a las superficies verticales no son tan fuertes como las de otras trepadoras y pueden desprenderse por el peso de las flores o por efecto del viento. Por eso a menudo es conveniente fijar la planta a las paredes o enrejados con alambres o cuerdas de jardinería.

Las plantas de esta especie también pueden ser útiles como cubresuelos, ya que con el tiempo cada una de ellas puede crecer y tapar una superficie aproximada de 19 metros cuadrados.

Para un mejor desarrollo, la hortensia trepadora necesita estar en un suelo rico, húmedo y que drene bien. Si el sustrato necesita mejoras, se recomienda mezclarlo con una generosa cantidad de materia orgánica antes de la plantación.

Hortensia trepadora (Hydrangea petiolaris): Riegos y cuidados

Estas plantas trepadoras no exigen muchos cuidados, aunque es importante regarlas con regularidad para mantener el suelo húmedo. A este fin puede ser de gran ayuda extender una capa de mantillo alrededor de la base de cada espécimen, lo que retendrá la humedad por más tiempo mientras se mantiene controlada la presencia de malas hierbas.

Para alimentar a la hortensia trepadora conviene utilizar compost o un fertilizante de liberación lenta, y su poda puede realizarse a finales de primavera o principios del verano para eliminar las ramas muertas, enfermas o dañadas. También se recomienda cortar las ramas cruzadas que puedan frotar una contra otra, ya que este roce puede crear un punto de entrada para insectos y enfermedades.




Articulo por Ruben | Categorizado en Plantas | 28-07-2017




Puede Interesarte



Busca en nuestro sitio



, , , , ,


Deja tu comentario en Hortensia trepadora (Hydrangea petiolaris): Cultivo, riego y cuidados