» » Cómo realizar un injerto de yema en “T” o escudete

Cómo realizar un injerto de yema en “T” o escudete

0


El injerto de yema en T o escudete es la técnica más conocida y utilizada por quienes desean iniciarse en esta actividad, debido a la relativa facilidad con que puede realizarse y a las pocas herramientas e insumos que la misma requiere. Es el injerto típico de los cítricos y rosales.

Injerto_de_yema_Sorruno

Cómo realizar un injerto de yema en “T” o escudete

Debe tenerse en cuenta que los injertos de yema necesitan de ramas tiernas, porque en las viejas las células de crecimiento no están tan activas y el aporte de savia suele ser menor. Precisamente la fuerza de la savia y las células de crecimiento sellan más rápidamente la herida realizada y permiten sacar la yema completa al crecer.

Lo primero que se debe hacer es realizar un corte en forma de T en la corteza (no en la madera) del patrón en una zona lisa y sin yemas, y luego se despega la corteza de ambos lados como si se abriera una pequeña ventana, por la que se introducirá la yema a injertar.

A continuación, se corta una yema de la planta cuyas cualidades se desean conservar, la misma debe cortarse siguiendo la forma de un escudo medieval (de allí la denominación de “escudete”) de unos 3 centímetros, procurando que quede en la parte ancha superior una yema buena con el pecíolo de una hoja que se corta para disminuir la transpiración.

Posteriormente, haciendo palanca con el cuchillo de injertar cuidadosamente, se despega el escudete. El mismo debe ser muy delgado para que ceda y se adapte lo mejor posible a la superficie curva del tallo del patrón.

En ese punto, debe tenerse cuidado de no tocar la parte interna del escudete con el cuchillo o los dedos, debido a que en la misma se encuentra la parte viva que crece y se une con su similar del patrón. Por ese motivo se lo debe manipular tomándolo por el pecíolo.

A continuación se debe introducir la yema en el corte en T, deslizándola cuidadosamente desde arriba hacia abajo hasta que entre completamente en el corte y pueda ser cubierta con las aletas de la corteza del patrón. Es necesario que las medidas de la T coincidan con las del escudete procurando que la parte superior del mismo contacte con el corte horizontal del patrón, para que, una vez agarrado el injerto, haya una continuidad en las cortezas.

Finalmente, se cubre el injerto de yema en T con rafia para evitar la desecación del mismo, cuidando de no cubrir el pecíolo. Esto último servirá para saber si el escudete ha tenido un buen agarre, algo que podrá saberse a las dos semanas de realizado el injerto.

Es recomendable que la navaja para injerto u otra herramienta que se utilice para los cortes se encuentre limpia y bien afilada.

Es recomendable que la navaja para injerto u otra herramienta que se utilice para los cortes se encuentre limpia y bien afilada.

Pasado ese tiempo, se toca el pecíolo con los dedos, si éste se despega con mucha facilidad y deja en la parte injertada una herida bien verde, significa que la operación se ha realizado con éxito. Después de 20 o 25 días, la yema comienza a brotar, por lo que ya se puede retirar las ataduras.




Articulo por Ruben | Categorizado en Plantas | 28-03-2014




Puede Interesarte



Busca en nuestro sitio



, , , , , , , ,


Deja tu comentario en Cómo realizar un injerto de yema en “T” o escudete